Policiales Jueves, 21 de enero de 2016

Los casos de desaparecidos más emblemáticos ocurridos en Mendoza

El caso de Dante Garbini hace recordar lamentablemente a otros históricos casos ocurridos en Mendoza.

La provincia de Mendoza ostenta un tristemente célebre récord de desapariciones forzadas en plena era democrática.

-1990 El primero de los casos es el de los albañiles Adolfo Garrido(21) y Raúl Baigorria(21), detenidos por la policía el 28 de abril de 1990 en el parque General San Martín. Gobernaba Mendoza José Octavio Bordón (PJ). Se los torturó en la Dirección de Investigaciones, cuyos efectivos, lejos de colaborar con el esclarecimiento, suministraron información falsa y hasta ahora nada se sabe de ambos.

-1992 Paulo Guardati (21) fue arrestado el 24 de mayo -durante el gobierno de Rodolfo Gabrielli (PJ)- por un agente policial a la salida de un baile en el barrio La Estanzuela de Godoy Cruz. Luego fue conducido al destacamento policial del barrio. El efectivo que lo detuvo y otros tres fueron procesados por la jueza Estela Garritano de Cejas, pero un tribunal superior los dejó en libertad. Nunca más apareció.

-1997 A esta desaparición se le sumó otra que convulsionó al país y fue mientras Arturo Lafalla (PJ) era el primer mandatario mendocino. El estudiante porteño Sebastián Bordón había ido a San Rafael en viaje de egresados el 27 de septiembre con sus compañeros y docentes.

Cuando estaban en El Nihuil desapareció. Fue ultimado por la policía y el 12 de octubre hallaron su cadáver justo el día que cumplía 19 años. Los peritos demostraron que fue brutalmente golpeado, abandonado, y murió de hambre y de sed. En el 2000, por el brutal asesinato condenaron al comisario Hugo Trentini a 15 años de prisión y a los policías Daniel Gómez a 12 y a Roberto Gualpa y Alejandro Cubillos a 10.

Por su parte, el cabo Esteban Merelo recibió una pena de 2 años y medio por encubrimiento y la parapsicóloga Amanda Ledesma 2 años por igual delito. En cambio, fueron absueltos los comisarios Juan de Dios Atencio, Carlos Escobar y Alejandro Cubillos.

-2000 La historia de desapariciones de personas no terminó con el caso Bordón. Durante el mandato de Roberto Iglesias (UCR), otras dos crearon un tembladeral que tocó las más altas esferas de la policía, el Poder Judicial y el propio Estado.

José Zambrano, informante de la Policía, y Pablo Rodríguez, trabajador informático, fueron raptadas el 25 de marzo.

Sus cuerpos baleados fueron hallados en un zanjón, el 4 de julio en la precordillera. Por el hecho enjuiciaron al cabo de la policía Felipe Gil Fernández y a Mario Díaz. Ambos fueron absueltos por la Séptima Cámara por insuficiencia de pruebas.

Más acá en el tiempo

Estos no son los únicos casos emblemáticos de desaparición en Mendoza. También figuran los hechos de Soledad Olivera y Johana Chacón, pero también figura una tercera mujer, de la enfermera Páez.

La mujer fue asesinada en 1999 y su cuerpo nunca fue encontrado. Sin embargo, hubo juicio y condena y el caso fue conocido como el "caso de la enfermera Páez".

Estos son los antecedentes más resonantes hasta llegar al de Dante Garbini, que desapareció el 19 de diciembre de 2015 y cuyo caso pasó directamente a la Justicia Federal.

El primer caso de esta naturaleza que llega a la Justicia Federal

El caso de Dante Garbini está en manos del juez Walter Bento, quien deberá investigar sobre lo ocurrido al joven quien se desempeñaba como guía de rafting. Este cambio de la Justicia provincial a la federal fue solicitado por el penalista Pablo Salinas en modo preventivo.

El letrado logró que ayer la Cámara Federal aceptara su petición. Entre las medidas que la familia reclama a través de él, está que el Ministerio de Seguridad informe los nombres de los policías que hicieron servicios extraordinarios esa noche en la Moon Fest adonde concurrió el joven. Además, Salinas denunciará el hecho ante el comité de Desaparición Forzada de la ONU.

Más noticias