La muerte de Facundo Kako Martínez (43) dejó de investigarse como un caso de gatillo fácil. El policía federal que estaba detenido desde hace casi tres semanas tras balear al hombre en el centro recuperó su libertad en las primeras horas de este miércoles ya que fue beneficiado con un cambio de calificación.

La fiscal de Homicidios Andrea Lazo había imputado al uniformado por homicidio agravado por su condición de policía, un grave delito por el que arriesgaba una pena de prisión perpetua. Sin embargo, en la mañana de hoy decidió alivianar la situación del sospechoso.

Te puede interesar...

En base a distintas pruebas -testimonios, cámaras de seguridad, pericia balística, pericia médica y psicológica del sospechoso- cambió la acusación a exceso de legítima defensa. Como este delito es excarcelable -contempla de 1 a 5 años de cárcel-, el policía federal quedó en libertad mientras avanza la investigación.

La nueva hipótesis apunta a que Facundo Kako Martínez atropelló al policía -las lesiones fueron constatadas- y por esto el efectivo estaba autorizado para realizar disparos intimidatorios -realizó dos-, pero no el tercer tiro al cuerpo del hombre que lo terminó matando.

La investigación seguirá su curso ya que restará resolver si el abogado del policía -Carlos Moyano- y el que representa a la familia del muerto -Pablo Cazabán- quedan conformes con la teoría de la fiscal o piden un cambio de calificación nuevamente -a legítima defensa o gatillo fácil-.

¿Gatillo fácil?

En las últimas horas del 18 de febrero pasado, Facundo Kako Martínez circulaba en un vehículo Ford Mondeo por las inmediaciones de calles Montecaseros y Salta. Dos efectivos de la Policía Federal habían sido advertidos sobre un vehículo sospechosos y procedieron a detener el auto.

Si bien Martínez era el propietario del rodado y hasta lo utilizaba para hacer trabajos como remis trucho, intentó eludir el control policial ya que no tenía la documentación para circular, según reconstruyeron los investigadores. En ese acto impactó la pierna del efectivo, quien se levantó y efectuó dos disparos. Su colega también gatilló con su arma reglamentaria.

Cuando el policía federal se acercó al habitáculo, vio que Facundo Kako Martínez estaba agachado sobre el asiento del acompañante y en ese momento disparó nuevamente. La bala atravesó el tórax del conductor quien perdió la vida en el lugar.