Policiales Miércoles, 25 de abril de 2018

Leonardo Hisa, que ya está en la cárcel, apelará la preventiva

Sus abogados quieren revertir el fallo, que consideran arbitrario por parte del juez que lo mandó al penal.

Leonardo Hisa pasó la primera noche en la cárcel. Fue revisado por los médicos de la Penitenciaría y quedó alojado en una celda. Mientras, sus abogados ya preparan la apelación de la medida.

El ex marido de Norma Carleti (61), la empresaria asesinada en Tunuyán, llegó al penal en las últimas horas de la tarde de ayer. Fue examinado físicamente por los profesionales, quienes lo encontraron angustiado pero sin ninguna complicación en su salud. Cumplido el trámite de rigor, lo ubicaron en el pabellón 6 B del complejo San Felipe.

En ese mismo centro de detención está Kevin Guerrero, señalado como uno de los autores materiales del hecho, calificado de homicidio agravado por ensañamiento.

Este joven de 22 años es el más comprometido en la causa, ya que su ADN fue hallado en las uñas de la víctima.

En la cárcel en Boulogne Sur Mer están los restantes detenidos: los otros dos hermanos Guerrero, Alexis y Ever. El quinto imputado, Alexander Jira, fue liberado por falta de pruebas, aunque sigue vinculado a la investigación.

La acusación sobre Hisa es por ser el aparente instigador del crimen. Todos estos delitos tienen una pena única de prisión perpetua en un futuro juicio.

Apelarán el fallo

Una vez conocido el veredicto de la prisión preventiva de Leonardo Hisa, en la audiencia realizada el lunes en los tribunales de Tunuyán, sus abogados -Daniel Sosa Arditi y Roberto Godoy Lemos- ya se encuentran trabajando en la apelación que buscará revertir la decisión del juez Oscar Balmes.

Los letrados, a partir del fallo, tienen tres días hábiles para presentar el recurso de disconformidad. Cuando esto se concrete, el expediente le llegará a un juez que analizará este punto y definirá si el ex senador debe permanecer en el penal.

Su defensa había pedido el recupero de libertad en caso de ser negada, la prisión domiciliaria. Todo fue rechazado, incluso cuando los alegatos del Ministerio Público Fiscal -a cargo del fiscal en jefe del Valle de Uco Javier Pascua- consideraban apropiada la posibilidad de un arresto en una vivienda, por el estado de depresión del acusado. El juez Balmes le dio la derecha a la querella, decisión que fue calificada de arbitraria por los defensores de Hisa.