Embed      

Un hombre de 73 años recibió en su casa de Maipú una visita totalmente inesperada. Un comprador de autos fue a pedirle que le firmara los papeles para comprar su Renault 12, sin saber que en realidad lo habían robado hacía casi un mes. De esa manera, la víctima supo dónde estaba su querido vehículo y lo recuperó.

Te puede interesar: Los sorprendentes detalles de la autopsia al niño de 11 años

Todo comenzó el sábado 12 de octubre, cuando un hombre de 72 años salió en su Renault 12 para ir a hacer trámites al centro de Maipú. Al regresar al lugar donde lo había dejado estacionado, no estaba.

Era su primer auto que había logrado comprar hace unos 10 años, luego de mucho esfuerzo y muchos ahorros.

Atónito porque no sabía dónde estaba su Renault 12 azul, fue auxiliado por policías que se encargaron del procedimiento y le recomendaron que hiciera la denuncia en la Oficina Fiscal Nº 10, y así lo hizo, con toda la esperanza de recuperar su auto en las siguientes horas.

Pasaron los días, las semanas e incluso su cumpleaños número 73, y más allá de tener a su familia reunida, se notaba la nostalgia en sus ojos por haber “perdido” el auto que consiguió con mucho sacrificio y que tanto cuidaba a diario.

Pero en la tarde del miércoles todo cambió repentinamente. Un matrimonio llegó hasta la casa de la víctima para pedirle que le firmara los papeles del 08 para hacer la transferencia de su Renault 12, que estaba en venta.

La víctima, sin entender mucho de qué le hablaban, les explicó que el auto se lo robaron hacía poco menos de un mes y que ya no tenía esperanzas de recuperarlo.

Ante el asombro, el interesado en comprarlo le dijo que lo vio publicado en una página de venta de vehículos, que fue a verlo y que estaba estacionado en la vereda de una calle de la Quinta Sección, en Capital, cerca de la UTN.

Inmediatamente trascendió la novedad entre los familiares, y fueron hasta el lugar indicado con la Policía, quienes se hicieron cargo de identificar al “presunto” dueño. Le pidieron los papeles, solo tenía la tarjeta verde a nombre del verdadero propietario.

Contó que él tenía un Dodge en muy mal estado de chapería y que lo había publicado para venderlo. El sábado 12 de octubre, unas horas después del robo del Renault en Maipú, un hombre se contactó con él para ver el vehículo.

Se juntaron en los portones del parque San Martín y allí, sin ningún papel ni dinero de por medio, hicieron el cambio de vehículo directo.

Le habían sacado el estéreo, los parlantes y todas las herramientas que tenía en el baúl.

El hombre, que se habría enterado en ese momento que se trataba de un auto robado, relató que quien se lo dio dijo que era camionero, y que ese vehículo se lo habían dado como forma de pago en la empresa para la que trabaja. Pero no recordaba el nombre de la persona que se lo dio ni la empresa para la que le dijo que trabajaba.

Finalmente, el Renault 12 quedó secuestrado a disposición de Justicia a la espera de los peritajes correspondientes, mientras su dueño cuenta las horas para tener de regreso su primer auto.

Seguir leyendo