Detenida y arriesgando prisión perpetua. Ese es el panorama de una mujer de 75 años que quedará alojada en el penal por el crimen en Guaymallén de su marido ocurrido hace poco más de un mes.

Desde un principio de la investigación, María Ester Vergara fue señalada por los investigadores. Si bien fue la persona que llamó a 911 para advertir la muerte de José Jerónimo Véliz (77), una serie de contradicciones la terminó convirtiendo en la principal sospechosa del asesinato.

Seguir leyendo

El fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello ordenó la detención de Vergara en ese momento, la imputó por homicidio agravado por el vínculo –prevé pena de prisión perpetua- y este jueves solicitó la prisión preventiva.

El magistrado tiene pruebas suficientes para sostener que la mujer mató a su marido y que no se trató de un caso de legítima defensa. Las encuestas ambientales que se realizaron en las inmediaciones del domicilio y la declaración de una sobrina de José Véliz fueron coincidentes en afirmar que María Vergara maltrataba constantemente al hombre.

En la audiencia de hoy, la defensora oficial Ana Granados solicitó la prisión domiciliaria de la sospechosa. Si bien el fiscal no se opone a esto, todavía no encuentran un familiar que quiera asumir la tutela en el arresto domiciliario. Es difícil el panorama en ese sentido ya que María Vergara es chilena y tiene gran parte de su familia en ese país.

La juez María Alejandra Mauricio dictó la prisión preventiva y ordenó que, mientras tanto, la mujer continúe alojada en la penitenciaría.

almafuerte I 2
María Vergara esta alojada en el complejo Almafuerte.

María Vergara esta alojada en el complejo Almafuerte.

Crimen en Guaymallén

Minutos después del mediodía del 4 de junio pasado, María Vergara llamó al 911 pidiendo ayuda para su esposo porque había sufrido un infarto mientras estaba acostado en la cama. Personal policial fue hasta el domicilio ubicado en calle Moreno al 582, en el barrio Pedro Molina, y constató el deceso de José Véliz.

Sin embargo, inmediatamente les llamó la atención que había manchas de sangre. Según la versión policial, la mujer explicó que minutos antes se había cortado mientras se afeitaba.

María Vergara quedó en jaque cuando los médicos determinaron que la víctima fatal tenía un profundo corte en medio de pecho y los policías encontraron un cuchillo con manchas hemática sobre una mesa del domicilio.