Policiales Luján
Federico Camargo seguirá en la cárcel, acusado de estrangular a su pareja, Natalia Calderaro, en febrero, en Luján de Cuyo.

Las pruebas que complican al presunto femicida de Natalia Calderaro

Por UNO

La Justicia dio un paso más este jueves en el esclarecimiento de un femicidio ocurrido en Luján en febrero y que tiene tras las rejas a un hombre. Al acusado le dictaron la prisión preventiva y seguirá detenido hasta la realización del juicio. En cuanto al futuro debate, restan algunas pruebas para arribar a esa instancia, en la que arriesgará prisión perpetua.

El crimen de Natalia Calderaro (31) sucedió el pasado 15 de febrero en Carrodilla, Luján. Apenas unas horas después cayó el principal sospechoso, su novio Federico Camargo (40), apodado Mono y con una importante cantidad de antecedentes delictivos.

Sesión en la cárcel

En la mañana del jueves, autoridades judiciales se trasladaron hasta el penal en Boulogne Sur Mer para proceder al dictado de la prisión contra Camargo, acusado de asesinar a su pareja y concubina Natalia.

Este paso judicial se realizó en el penal, en un sector que habitualmente se utiliza para las audiencias que tienen como protagonista a peligrosos delincuentes. Con el fiscal de Homicidios que investiga el expediente, Gustavo Pirrello, y el doctor Marcos Pereira, a cargo del Quinto Juzgado de Garantías, se expusieron las pruebas y los argumentos para que el Mono siga detenido.

El juez de garantías avaló los puntos expuestos por el fiscal (ver aparte), tras lo cual se confirmó que Camargo seguirá alojado en la cárcel, más precisamente en el pabellón 5, de violadores y procesados por violencia de género.

"Hay muchos elementos probatorios que dicen que él fue quien mató a la víctima. Está complicado", contó una fuente que estuvo durante la audiencia.

De esta manera el imputado aguardará su juicio detenido. Para el debate faltan pericias y algunos testimonios, aunque está claro que la causa está encaminada.

Hasta el momento, Federico Camargo ha optado por no declarar ante la fiscalía.

Estrangulada en su casa

En la tarde del 15 de febrero, Camargo salió corriendo del departamento que compartía con Natalia en el pasaje de calle América, en el interior del barrio Buena Vista de Carrodilla.

Su madre, quien vivía en la parte de adelante de la propiedad, le preguntó qué sucedía y él le contestó que algo le había pasado a su pareja por tomar excesiva cantidad de pastillas.

Por antecedentes de violencia, la madre del Mono sospechó que su hijo tenía algo que ver y le pidió a una vecina que llamara al 911.

Cuando arribó una ambulancia sólo los profesionales pudieron constatar el deceso de Calderaro, que a simple vista presentaba moretones por un golpiza. Rápidamente se ordenó la detención de su concubino.

La policía tardó apenas unas horas en encontrarlo en una vivienda del barrio Tres Estrellas en Godoy Cruz. Desde entonces el acusado está detenido. Se supo que tenía denuncias por violencia de género, causas por lesiones -una en la cual la víctima fue su madre- y otros antecedentes por robo, hurto, amenazas y encubrimiento.

La autopsia de la víctima reveló que murió por asfixia por estrangulamiento, además de haber sido golpeada. La mujer tenía una hija de un año, pero el padre de esta pequeña no es Camargo.