Los hermanos Ferreyra Ervidia tal vez se encuentren alguna vez detrás de las rejas, pero ambos tienen un legajo judicial totalmente opuesto. El menor de ellos está condenado desde hace unos años a prisión perpetua como sicario de uno de los mayores narcos de Mendoza. En cambio, el primogénito fue capturado el fin de semana de una forma insólita tras robar una juguetería céntrica.

Seguir leyendo

Robo a juguetería de Mendoza

Las cámaras de seguridad del local filmaron la secuencia y las autoridades policiales lograron identificarlo rápidamente, ya que ha estado detenido en otras ocasiones en la Comisaría Tercera, ubicada a pocos metros del lugar donde se cometieron los robos en Mendoza. Se trata de Juan Félix Ferreyra Ervidia, un hombre de 61 años que vive en situación de calle.

Tal vez sin saber que lo buscaban, el sujeto se plegó a los cientos de mendocinos que celebraron la obtención de la Copa América por parte de la Selección Argentina. Los policías que custodiaban el lugar entre la noche del sábado y la madrugada del domingo vieron a Ferreyra en medio del tumulto. Cuando los mendocinos se desconcentraban, procedieron a detenerlo.

El sospechoso quedó a disposición de la Oficina Fiscal 1 y fue imputado por robo simple, además de infringir las medidas dispuestas por la cuarentena –ya que el robo fue cometido a las 3.30, horario en que está prohibida la circulación-.

Hermano peligroso

Marcelo Gato Araya (45) es uno de los delincuentes más reconocidos en los últimos años en Mendoza. No sólo supo tener un violento enfrentamiento contra el jefe de la barrabrava de Godoy Cruz, Daniel Rengo Aguilera, sino que tiene cuatro condenas en su contra: dos prisiones perpetuas como instigador de asesinatos, otra a 20 años por varios delitos como robos y lesiones, y una a 15 años en una causa de narcotráfico.

Marcelo Gato Araya.jpg
El Gato Araya, uno de los delincuentes más conocidos de los últimos años.

El Gato Araya, uno de los delincuentes más conocidos de los últimos años.

En una de las condenas a perpetua fue encontrado culpable junto a dos sicarios. Uno de ellos era Ricardo Ferreyra Ervidia (43), hermano de vagabundo detenido por el robo a la juguetería. El caso fue conocido como doble crimen en El Carrizal, que ocurrió el 15 de enero de 2010.

Ricardo Ferreyra Ervidia.jpg
Ricardo Ferreyra Ervidia, uno de los sicarios del Gato Araya.

Ricardo Ferreyra Ervidia, uno de los sicarios del Gato Araya.

Ese día fueron ultimados Darío Chochán Echevarría (28) y José Chirola Escudero (40) con una botella de sidra y con un pico. Las víctimas eran albañiles y trabajan en una propiedad del Rengo Aguilera ubicada en El Carrizal. El doble crimen fue un mensaje para el jefe de la barra del Tomba.