Diario Uno Judiciales Gato Araya
Revés judicial

La Corte confirmó la condena a prisión perpetua para el Gato Araya

Por UNO

Si Marcelo Javier Araya (44) no es el preso de Mendoza que más veces ha escuchado una condena a prisión perpetua, pega en el palo. Y esta ocasión no fue la excepción, cuando la Suprema Corte de Justicia confirmó la máxima sentencia en su contra.

Te puede interesar: "Hay que operar ya, sino el Carlos se muere"

El 22 de noviembre de 2002, el 26 de diciembre de 2012 y el 19 de febrero de 2014. Estos días son recordados a fuego por el Gato -apodo que popularizó su archienemigo de Godoy Cruz Daniel Rengo Aguilera- porque fueron las jornadas en que debió escuchar cómo un juez provincial lo condenaba -ver más abajo-.

Su abogado defensor presentó un recurso de casación con respecto al último fallo, basándose en cuestiones técnicas para cuestionar la unificación de todas las penas en prisión perpetua.

Sin embargo, en los últimos días del año pasado volvió a recibir un cachetazo judicial. La Suprema Corte de Justicia -los ministros José Valerio, Dalmiro Garay y la camarista Silvina Miquel- rechazó el recurso y confirmó la condena.

De esta forma, al Gato Araya se le acabaron las balas, al menos en el ámbito provincial, para intentar revertir la decisión de pasar un largo trecho de su vida tras las rejas.

Múltiples condenas

El 22 de noviembre de 2002 fue la primera vez que Araya recibió una sentencia en su contra. Fueron 20 años de prisión por una catarata de delitos, entre los que abundaban robos agravados, hurto de automotor y lesiones. Huyó del penal en 2007 y el 22 de enero de 2010 fue recapturado.

Días antes de volver a caer en las garras de la Justicia, el 4 de enero , en el barrio La Gloria de Godoy Cruz, Exequiel Salas (22) fue atacado a disparos desde una moto. El joven pertenecía a la banda del Gato Araya, quien por ese entonces se disputaba el poder territorial con el jefe de la barrabrava de Godoy Cruz, el Rengo Aguilera.

Por ese hecho fue condenado a prisión perpetua como autor material Héctor Hueso Morales (40) y como instigador, Araya. La Justicia consideró que el Gato quiso ajusticiar a un integrante de su propia facción para imponer respeto a los demás.

Ese mismo mes, el día 15, Darío Chochán Echevarría (28) y José Chirola Escudero (40) fueron asesinados con una botella de sidra y con un pico. Las víctimas eran albañiles y trabajan en una propiedad del Rengo ubicada en El Carrizal.

Nuevamente el Hueso Morales y el Gato Araya fueron condenados a prisión perpetua, pero en este caso también se sumó como autor material a Ricardo Ferreyra Ervidia (43).

En ambos expedientes, las escuchas telefónicas fueron la prueba clave para demostrar cómo Araya planificaba estos crímenes en busca de aumentar su poder en el barrio La Gloria. Incluso, en el doble crimen de El Carrizal dejaron un mensaje escrito con sangre para Aguilera.

Sumado a todo esto, en la Justicia Federal Araya fue sentenciado a 15 años de cárcel a fines de noviembre de 2017, sindicado como el líder de una banda criminal dedicada al narcotráfico.

Seguir leyendo

Temas relacionados: