Homicidio en una subcomisaría de Guaymallén

La familia de la imputada por el crimen de la policía llamó al 911 y entregó el arma

La auxiliar Claudia Pérez está imputada por homicidio agravado por alevosía, un delito que tiene destino de juicio por jurado

El fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello reveló que la familia de Claudia Pérez, auxiliar de la Comisaría 57 de El Bermejo imputada por el crimen de la policía Nidia Angulo, fue quien entregó la presunta arma homicida. Se supo, además, que la Inspección General de Seguridad decidió convocar a los dos efectivos que estaban ausentes al momento del crimen.

En conferencia de prensa en la explanada de la UFI de Homicidios, Pirrello señaló que "este domingo, la familia de Pérez se comunicó al 911 manifestando que tenía el arma. La entregaron y ahora será analizada" para corroborar si coincide o no con el disparo que recibió la víctima.

La auxiliar Claudia Marina Pérez está detenida e imputada como autora por homicidio agravado por alevosía de la efectiva Nidia Angulo (30) en la Subcomisaría El Sauce, de calle Tirasso, de Guaymallén.

Este agravante fue establecido por la fiscalía en virtud de que la víctima se encontraba durmiendo cuando fue asesinada.

Para la imputación, según dijo Pirrello, se tuvo en cuenta, en primer lugar, el barrido electrónico de pólvora, que se realizó de manera casi inmediata al descubrimiento del crimen gracias a la rápida aprehensión de la sospechosa. Y en segundo lugar una amenaza que Pérez le efectuó a su ex pareja, el policía Juan Romero, actual novio de Angulo: "A esa negra la vas a tener que velar en un cajón".

Angulo Nidia poli asesinada 180222.jpg
Nidia Angulo, policía asesinada en la subcomisaría El Sauce, de Guaymallén

Nidia Angulo, policía asesinada en la subcomisaría El Sauce, de Guaymallén

Esa amenaza le llegó por Whastapp a la pareja de la víctima diez o doce horas antes del homicidio.

"Entendemos que la señora Pérez no compartía la nueva relación de su expareja", dijo el fiscal en cuanto al móvil del crimen.

Como está caratulado el delito tiene destino de juicio por jurado, anticipó Pirrello.

La Inspección General de Seguridad investiga por qué la víctima estaba sola en la comisaría

Los dos efectivos que dejaron sola a Nidia Angulo, la policía asesinada el viernes en Guaymallén, deberán dar explicaciones acerca de dónde estaban al momento del hecho y por qué se habían ausentado.

Según detalla Diario UNO, no fue sino hasta las 7 de la mañana cuando descubrieron que Angulo estaba muerta con un disparo en la cabeza, aunque el ataque ocurrió entre las cinco y las seis, de acuerdo con la información preliminar que se maneja.

Lo que investiga la Inspección General de Seguridad es por qué no estaban presentes al momento del crimen y si hubo o no algún tipo de imprudencia.

El crimen de la policía dentro de la subcomisaría

Angulo fue hallada muerta el viernes 18 de febrero dentro de una subcomisaría de Guaymallén. Dos compañeros de guardia la encontraron tendida sobre una cama con un disparo en la cabeza. Primero creyeron que se había quitado la vida, pero con el avance de la investigación no encontraron su arma reglamentaria ni su celular y la causa dio un giro absoluto.

Esa misma mañana se puso a disposición de la Justicia su pareja, el también policía Juan Romero, la ex de este hombre, quien finalmente resultó imputada por el homicidio, y el papá de los hijos de la víctima.