Policiales Domingo, 16 de septiembre de 2018

Juzgan mañana a ex judicial por el abuso de dos menores

En enero había sido sorprendido en un auto con las víctimas. Ambas tenían 12 años y les detectaron drogas en sangre.

Lucas Fernández es un ex auxiliar del Poder Judicial, es un ex estudiante avanzado de Ciencias Económicas, es un ex hombre libre. Ahora es un imputado por abuso sexual agravado que comenzará a ser juzgado mañana. Sus víctimas son dos niñas de 12 años. El 24 de enero estaban con él dentro de su auto en El Carrizal. La acusación sostiene que el imputado les dio estupefacientes y abusaba de una de ellas cuando fue sorprendido por una pareja que paseaba por la zona.

La fiscal será Valeria Bottini, que será acompañada por el jefe de fiscales Oscar Sívori. Los defensores particulares serán Jorge Cantalejo y Juan Alberto Rossello. Los jueces que integrarán el tribunal: Viviana Morici, Eduardo Orozco y Victoria Franano.

Estos roles son duros, pero no trágicos. Los desgarradores son los de las dos niñas, especialmente aquella que supuestamente fue abusada por Fernández. Ella ya había sufrido antes por su condición social humilde, sufrió siendo víctima y también sufrió después, ya que fue estigmatizada en la escuela por sus compañeros y debieron pedirle el pase para evitar que siguiera siendo maltratada.

La defensa intentará relativizar la validez y el peso de las pruebas. También que las huellas de violencia sexual que tiene la víctima son anteriores al hecho juzgado, situación que es cierta según las pericias.

Pero la fiscalía entiende que hay mucho probado en contra de Fernández. En principio, que las menores en cámara Gesell reconocieron la relación con el imputado y haber sido inducidas a consumir estupefacientes.

Como testigos está una de las niñas, que observó la relación entre su amiga y el acusado. También la pareja que detectó el auto, vio al hombre y a las niñas en el interior y dio aviso a la policía. Y también está el policía que fue a constatar lo que decía la pareja y descubrió al auxiliar judicial con las niñas.

Hay algunas pericias psiquiátricas. La última dice que Fernández es consciente de sus actos y, por lo tanto, imputable.

Una anterior, realizada en instrucción, indicó que Fernández es un "hombre narcisista, manipulador, que realiza actividades bajo sus propios intereses sin importarle ni tener en cuenta a las otras personas" y que "tiende a ponerse agresivo ante el consumo de drogas".

Quizás algunos hayan creído que la condición de empleado judicial iba a beneficiar al acusado. Sin embargo en cierta forma esto lo perjudicó, ya que la Justicia quiso demostrar especial dureza al ser un hombre de sus filas.

Más allá del delito de abuso sexual agravado, hay casi una plena probanza de que Fernández incentivó a las menores a consumir marihuana y cocaína. Un allanamiento efectuado en su departamento, lugar en donde las menores indicaron haber estado antes de ir a El Carrizal, permitió hallar rastros de esas sustancias.

Los abogados Rossello y Cantalejo centran parte de su estrategia defensiva en señalar que la menor supuestamente abusada tiene un desgarro vaginal que es muy anterior al hecho y que en los exámenes médicos efectuados en la niña no se detectaron restos de líquido seminal ni de antígeno prostático.

Esto al menos atenuaría la pena, si es que Fernández llegara a ser condenado.