"Si él maulla, ladren más fuerte, con el poder que les da la ley, con él sentido de justicia y con sentido común para que deje de engatuzarnos", expresó el fiscal jefe de Homicidios, Fernando Guzzo, quien aseguró que Gil Pereg, de 41 años, es completamente imputable.

El israelí está acusado de ahorcar y matar a su madre, Phyria Saroussy, y a su tía Lily Pereg, a quien ejecutó de tres disparos.

"Esto se trata de un asesinato despiadado", aseguró Guzzo, y siguió: "Fue cometido por Gil Pereg y debe responder por homicidio agravado por el vinculo por su mamá y homicidio agravado por el uso arma de fuego para su tía".

"Miau, miau, miau", repetía una y otra vez Gil Pereg en el momento de ingresar a la sala de debate, a las 9 de este martes.

"La capacidad mental ante la ley presume todos somos capaces hasta que se demuestra lo contrario. La vida es una película, no solo una foto, y para poder saber qué pasó el día del hecho tenemos que saber qué hacía antes, durante y despues del hecho", introdujo Guzzo en su alegato de apertura.

Fernando Guzzo.jpg
El jefe Fiscal de Homicidios, Fernando Guzzo

El jefe Fiscal de Homicidios, Fernando Guzzo

"E l 12 de enero en la mañana, salvajemente de 3 disparos mató su tía y estranguló a su propia madre a plena luz del día. Tenemos que probar que fue cometido con intención criminal", agregó el fiscal.

Detalló que tenía actividades económicas, sociedades, tenía armas y había aprobado los psicofísicos para obtenerlas. También tenía demandas civiles como autor y como víctima.

"Hizo una falsa denuncia sobre el paradero de su madre y tía para sacarse de encima ese problema. Denunció el paradero de sus armas como que se las habían robado dos días antes del crimen de su madre y su tía. Él se dedica a ir y decir que encontró las armas, una de ellas que usó para matar a su tía. Dio notas periodísticas con normalidad. Además, transfirió armas a sus abogados", sostuvo Guzzo.

Dijo que la internación en el Hospital El Sauce es voluntaria, ya que desde el nosocomio indicaron en dos oportunidades que no era necesario que estuviese allí, y una vez en el Pereyra indicaron lo mismo, que no necesita internación, pero sigue allí porque amenaza con matarse si lo llevan al calabozo donde debe estar.

"El incapaz e insano le transfiere todo a ellos, sus abogados, y ejerce su derecho material. Cuando no hay prensa dice 'no quiero volver al Sauce, quiero tal comida', y no dice 'miua, miau', expresa su voluntad, dice 'quiero'", detalló el fiscal.

"Dice que tiene alucinaciones y delirios, pero son tan absurdos que hasta el mismo Gil Pereg sabe que son mentira. Él no iba por la calle diciendo 'miau, miua', él iba decía qué arma quería, la pagaba, hacía la transacción bancaria", indicó.

"Tiene personalidad esquisotípica. Obvio que Gil Pereg es una persona fuera de lo común, pero eso no lo hace inimputable", y agregó que el israelí comprende y sabe sobre lo malo y lo bueno, sabe las normas,
porque sabe los requisitos para comprar un arma, hacer una denuncia, hacer una demanda, hacer un juicio, "conoce y respeta la ley, cuando quiere".

"No se dejen engatuzar, es lo que le pidio al jurado. Y esa palabra no tiene un contenido peyorativo, sino que es la mejor palabra que se adecúa. No le atribuyamos a Gil Pereg una condición que él no tiene, que es inimputable. Es una persona capaz, responsable y merece el reproche penal", concluyó.