Pedro Coudannes fue uno de esos afortunados que de chico decidieron jugar al fútbol y que supieron vestir algunas de las camisetas más importantes de Argentina, River y San Lorenzo entre ellas.. Lamentablemente tuvo un trágico final que se puede decir que quedó impune.

Los que lo vieron jugar a finales de la década del 70 y en los 80, reconocen al "Chino" Coudannes como un volante de buen toque y gambeta. Como un jugador muy inteligente, de esos que se convierten en los que manejan un equipo.

Seguir leyendo

Nacido en Argentinos Juniors, en aquel equipo en el que también nacieron otros grandes jugadores como Diego Maradona, los hermanos Cambiasso y Juan Román Riquelme, a mediados de los 70 se marchó a River.

En ese entonces, River contaba con grandes jugadores y no tuvo mucha continuidad aunque compartió equipo con el Beto Alonso, Ramón Díaz, Leopoldo Luque y otros que dejarían su huella en el fútbol argentino y mundial.

Tras cuatro años, decidió marcharse a a Estudiantes de La Plata en busca de una mayor continuidad.

Pedro coudannes, River, historias policiales de Argentina, Crímenes de Argentina.jpg
Pedro Coudannes cuando jugó en River

Pedro Coudannes cuando jugó en River

En ese momento, Estudiantes era dirigido por Carlos Salvador Bilardo, que unos años después sería campeón del mundo en México y subcampeón en Italia en 1990.

Para Coudannes fue un gran cambio. Con Bilardo creció como jugador y unos años después fue convocado a jugar en Talleres de Córdoba.

No estuvo mucho tiempo allí. San Lorenzo, dirigido por Rodolfo "el Bambino" Veira, lo quiso contratar y él se mostró dispuesto a vestir la 5 azulgrana.

Fueron 70 partidos con la camiseta de San Lorenzo. Un dato, su hijo Lionel, también se convirtió en futbolista y jugó en equipos como Independiente Rivadavia, All Boys y Argentinos Juniors.

Un trágico final

El 16 de junio de 1985, Coudannes salió de su casa con la idea de comprar un paquete de cigarrillos en un kiosco que le quedaba a unos metros de su vivienda.

Al salir de su casa, en la puerta, dos personas le exigieron plata y las llaves del auto que se encontraba estacionado. El futbolista se resistió y uno de los delincuentes le disparó por la espalda.

Coudannes tuvo tanta mala suerte que la bala le perforó un riñón, le afecta pulmón e hígado y le diseccionó la arteria aorta. Cuando llegó al Hospital Pirovano su estado era crítico.

Fue ingresado al quirófano de manera urgente, en la operación sufrió dos paros cardíacos. Unas horas despues, en la madrugada del 17 de junio se lo declaró muerto.

Por el crimen se detuvo a dos menores llamados Aníbal Solís y Silvio Velázquez.

La Justicia decidió sobreseer a Solís unos meses después. Vázquez, en tanto, se lo halló penalmente responsable pero al ser menor recibió prisión preventiva.