Policiales Viernes, 16 de febrero de 2018

Investigan si dos fiscales pudieron evitar el crimen de una niña

Son Fernando Giunta y Claudia Ríos. Se busca determinar si tomaron en cuenta las advertencias sobre el peligro que corría la nena con su madre y su padrastro, ambos acusados de maltratar a otra hija.

El jefe de fiscales de Mendoza, Alejandro Gullé, confirmó que en los próximos días estará listo el resultado del sumario administrativo abierto por el caso del abuso sexual y la muerte de Caterina Cardoso (3). La niña fue presuntamente violada y asesinada a golpes por su padrastro, Jorge Gabriel Brizuela, quien quedó imputado y con prisión preventiva. Por el hecho está presa también la madre de Caterina, Cintia Cardoso.

La investigación se inició para determinar qué responsabilidad le cabe a la Justicia, puesto que 15 días antes de la muerte de Caterina su hermana mayor, Sheila Cardoso, había ingresado al Hospital Pediátrico Humberto Notti presentando signos de maltrato, estaba siendo tratada por el Equipo de Alto Riesgo del hospital y había advertido sobre lo que ocurría con la hermana menor. La denuncia penal se realizó en la Oficina Fiscal N°5, por parte de una médica del centro de salud Padre Llorens que atendió a Sheila y la derivó al Notti. En ese momento Brizuela y su pareja se fugaron con la niña menor. La Justicia busca determinar si hubo responsabilidad por parte de quien estaba al frente de la investigación -el fiscal Fernando Giunta- y de la fiscal Claudia Ríos, funcionaria que tenía a cargo la averiguación de paradero. Gullé explicó a este diario que aún no se ha concluido la investigación porque el personal encargado de recopilar los datos ha estado de licencia.

Un femicidio anunciado

La muerte de Caterina Cardoso podría haberse evitado. Un sinnúmero de indicios fueron el preludio de lo que finalmente ocurrió, entre ellos y especialmente un informe realizado por el Grupo de Alto Riesgo (GAR) que funciona en el hospital Notti. Ese equipo intervino en el caso de maltrato de Sheila Cardoso, quien ingresó al hospital el 13 de noviembre y fue la misma niña quien puso sobre aviso a los médicos del peligro que corría su hermanita Caterina, a quien -según atestiguó Sheila- también maltrataban. El GAR envió, el 15 de noviembre, un informe a la Fiscalía N°5 y al Órgano Administrativo Local (OAL) de Mendoza Capital.

En el informe se alertó de la situación a la Justicia y al organismo responsable de la restitución de derechos de los niños, niñas y adolescentes sobre el peligro que corría Caterina. El 16 de noviembre, el OAL concurrió al domicilio real de las Cardoso, en el barrio San Martín de Mendoza capital, y no encontró a nadie, y al otro día se colocó la denuncia de averiguación de paradero.

El 27 de noviembre volvió a intervenir el OAL, cuyos profesionales fueron al barrio 8 de Abril, donde residía Brizuela y donde Cintia se había mudado con sus hijas. Tampoco los hallaron. El 29 de noviembre, Cintia Cardoso ingresó el cuerpo sin vida de su hija Caterina a la guardia del hospital Lagomaggiore. Al ser interrogada por los profesionales, contó todo lo que había sucedido y su pareja fue detenida horas más tarde.

Hay dos datos que no son menores. El primero es el testimonio de Silvia Calderón, tía de Cintia , quien reside en la vivienda del barrio San Martín en la que antes de mudarse con Brizuela vivía Cintia con las niñas. Silvia confirmó nuevamente ayer: "No pueden decir que no sabían dónde buscar a Brizuela, porque vino a mi casa a amenazarme mientras Sheila estaba en el hospital y yo llamé al 911 para decirles que estaba dando vueltas en el barrio. Vino un móvil, pero demoró más de una hora. El hombre ya se había ido". El segundo dato es que Brizuela tenía antecedentes por robos, hurtos y maltratos, pero no se sabe si se tuvieron en cuenta para enfatizar la búsqueda.

Sin respuestas

Silvia Calderón está desilusionada. "Si yo no hubiera puesto mi cara para que esto saliera a la luz este caso quedaba en la nada", aseguró. Es que ella fue quien salió en los medios contando los pasos que se habían dado temiendo que ocurriera lo que finalmente ocurrió. Ayer ratificó los dichos que expresó el 29 de diciembre, cuando recibió la noticia de la muerte de Caterina. "No nos hicieron caso en su momento, nadie nos escuchó". También dijo que nunca fue citada por la Justicia.

Palabra de los fiscales

En cuanto a las responsabilidades que se investigan, Diario UNO consultó a los dos fiscales señalados por el caso: Fernando Giunta y Claudia Ríos. Con Ríos no se pudo establecer contacto. Giunta, en cambio, aseguró: "Yo contesté el informe de la pieza administrativa pero aún no he recibido ninguna notificación".

El procurador general de la Suprema Corte de Justicia, Alejandro Gullé, fue quien confirmó que en las próximas semanas estará listo el resultado de la investigación interna.

Dejanos tu comentario