Diario Uno Policiales Celeste Cangemi

Imputaron a un jugador de Godoy Cruz por conducir ebrio y matar a una joven

Por UNO

La Justicia decidió imputar este martes a un jugador de Godoy Cruz que está acusado de conducir un vehículo en estado de alcoholización, chocar una moto y quitarle la vida a una joven. Por ahora el caso está calificado con una pena excarcelable y el sospechoso recuperará su libertad.

Se trata de Luciano Pizarro (22), un volante que ya había debutado en el primer equipo del Tomba pero se encuentra apartado del plantel debido a una lesión que sufrió en una rodilla en enero pasado.

La información policial sostiene que Pizarro circulaba en un Ford Fiesta por el barrio Trapiche, de Godoy Cruz, durante la madrugada del domingo pasado. En la esquina de Italia y Tiburcio Benegas, el joven colisionó con una moto de 110 cilindradas ocupada por tres personas.

Una de las ocupantes del rodado menor, Luna Celeste Cangemi (17), perdió la vida tras sufrir graves lesiones. En tanto que el conductor y otra joven quedaron internados fuera de peligro pero con fracturas.

Con el primer avance de la investigación, se determinó que Pizarro ese día se encontraba festejando su cumpleaños y al momento de conducir tenía poco menos de 1 gramo de alcohol en sangre, casi el doble del 0,5 máximo permitido por ley.

Ver también: Una motociclista falleció al ser embestida por un auto

Si bien en los últimos casos de conductores ebrios se los ha acusado por homicidio simple con dolo eventual -de 8 a 25 años-, el jugador tombino fue formalizado por el fiscal de Tránsito Fernando Giunta por homicidio culposo agravado -de 3 a 6 años-.

Fuentes judiciales explicaron que, según la primera reconstrucción del hecho, también existe una responsabilidad de la víctima ya que circulaban tres personas en una moto, sin casco y a exceso de velocidad. Así quedó reflejado en la grabación de una cámara de seguridad de una panadería ubicada en la zona.

Hasta el momento no se ha podido verificar quién cruzó el semáforo en rojo, aunque la primera versión indica que fue el conductor del auto quien violó esa norma, por eso se agrava su calificación.

Lo cierto es que mientras avanza la pesquisa se determinó que el imputado pague una fianza de un millón de pesos y recupere su libertad.

Además, también se está investigando si cabe una imputación al conductor de la motocicleta -todavía no llegó el dosaje de sangre para determinar si también estaba ebrio.

Seguir leyendo