Diario Uno Policiales Abigail
En La Pampa

Habló la madre de Abigail, la mujer detenida por el asesinato de Lucio Dupuy: "Nos cambió la vida"

La mujer de 45 años es madre de la pareja de Magdalena Espósito, acusada de asesinar a golpes a su hijo de 5 años, y contó cómo ella vivió los maltratos al niño

Por UNO

El caso de Lucio Dupuy, el niño de 5 años asesinado en La Pampa, ha conmocionado al país por la brutalidad del hecho. Según develó la autopsia, el menor sufrió golpes contundentes, quemaduras de cigarrillo y hasta mordeduras de parte de Magdalena “Magui” Espósito Valenti y su pareja Abigail Pérez. La madre está acusada de homicidio simple calificado por el vínculo, carátula que prevé una pena de prisión perpetua y Pérez, por su parte, puede llegar a recibir de 8 a 25 años de prisión por homicidio simple.

Érica Frydlender, madre de Abigail, la pareja de Espósito, declaró a radio LU100 Radio Capital y pidió que no "escrachen" a su familia porque "desde el viernes a la noche la vida de mis tres hijos nos cambió en un segundo, se convirtió en una pesadilla".

"Abigail me dijo que Magdalena no lo quería al nene y yo se lo pedí. Hace un mes discutí con mi hija y le pedí la tenencia de Lucio para que no estuviera cerca de su madre. Ella me dijo que Magdalena no lo quería al nene", contó la mujer entre lágrimas y conmocionada por el hecho en el que quedó envuelta su hija.

Lucio Dupuy, la pampa.jpg

La mujer de 45 años se mostró muy consternada y contó que habló con la abuela materna del nene, Silvia Gómez, quien le dijo que "estaba tranquila porque sabía que Lucio la quería a Abigail", señaló. "Queremos que nos dejan volver salir a trabajar, que mi nena de 14 años pueda volver a la escuela. En un segundo nos cambió la vida, pero nosotros no hicimos nada", sostuvo la madre de Abigail que trabaja de empleada doméstica.

"Nosotros a Lucio lo amábamos... no hicimos lo que correspondía, y me siento muy arrepentida. A la gente le dijo que vaya a la policía, aunque tenga que aguantarse la burocracia de la justicia", pidió Frydlender, que también admitió que vio los malos tratos hacia el menor. "Acá yo le pedí que no le levantara la mano... y ahí arrancaron los problemas. Últimamente no nos dejaban ver al nene", indicó.

Luego defendió la situación "inseparable" que tenía con su hija, que fue perdiendo poco a poco. "Magdalena hizo un trabajo fino con Abigail, porque ella no mataba una vaca (sic)", dijo.

Temas relacionados: