Diario Uno > Policiales > Nena

Golpeó a una nena y los presos lo quemaron con agua hirviendo

Un preso fue quemado con agua hirviendo por otros cuando se enteraron que intentó matar a golpes a una nena de 2 años. Luego intentó suicidarse

Golpeó a una nena y los presos lo quemaron con agua hirviendo. Un preso intentó quitarse la vida luego de que otros reos tomaran represalías porque violó a una nena de 2 años. El hecho sucedió en una comisaría de Santo Tomé, Santa Fe. El violador de 18 años quiso suicidarse pero los efectivos policiales lo encontraron y le salvaron la vida.

El reo fue detenido porque intentó matar a golpes a una nena de 2 años. La niña es hija de su pareja, con quien convivía. Al llegar a la comisaría, el violador fue torturado por los otros que se encontraban detenidos y al enterarse de los motivos de su detención, lo quemaron con agua hiriviendo.

Lautaro Nahuel Zacarías se llama el violador que fue quemado por otros reos. Este sujeto conoció a una mujer de 23 años con la que se fue a vivir. En los 15 días que convivió con la mujer, la golpeó tanto a ella como a sus dos hijos de 2 y 4 años.

La Fiscal Cristina Ferraro detalló que "las tentativas de homicidio" ocurrieron la noche del pasado sábado en una vivienda de la ciudad de Santo Tomé. "Con la intención de matar a los niños, el hombre los agredió con golpes de puño cuando estaban a solas y también lo habría hecho con un palo", añadió, recoge el diario UNO de Santa Fe.

La chiquita tuvo que ser operada de urgencia, ya que presentaba desplazamiento de cráneo y hemorragias internas, como consecuencia de un golpe que supuestamente le produjo el hombre. Para la mañana de este jueves la pequeña se encontraba en la UCI con asistencia respiratoria, puesta en coma inducido, informó la fiscal.

Lautaro Nahuel Zacarías quedó detenido en la 17ª Subcomisaría, donde otros reclusos le recibieron con una violenta tortura. Según fuentes policiales, este lunes, los detenidos intentaron llegar a su celda para golpearlo, pero al no poder hacerlo, le impidieron salir al baño y además le arrojaron agua hirviendo.

Tras el incidente, el hombre fue trasladado a otra celda para evitar más represalias, donde intentó suicidarse: se sujetó con una venda que le cubría una herida en una pierna y estaba boca abajo, cuando le encontraron los uniformados, que lograron salvarle la vida.

Luego de recibir tratamiento lo trasladaron a otra comisaría. El acusado quedará en detención preventiva mientras se realiza la investigación por tentativas de homicidio.

Seguir leyendo