El ex policía José Alexis Méndez, de 33 años, está imputado por homicidio doblemente agravado por un caso de gatillo fácil y es el primer caso de este tipo que se realiza en un Juicio por jurado. Se lo acusa de disparar seis veces contra Ricardo Bazán, de 29 años, en el interior del barrio la Favorita, en Capital. Los defensores de Méndez aseguraron que cumplió con su deber de funcionario policial y que no tuvo la intención de matar.

Alrededor de las 12.30 de este lunes comenzaron los alegatos de apertura en el juicio por gatillo fácil en el cual se juzga a José Alexis Méndez. Presidido por el juez Mateo Bermejo, el primero en dar sus alegatos fue el fiscal jefe de homicidios Fernando Guzzo, quien sostuvo: "Méndez es culpable por las estimaciones probatorias y el resto se va a concluir cuando vean la prueba a lo largo del juicio. No hay ninguna duda que es culpable y merece el reproche de la ley para estas conductas. Funcionarios como él desprestigian a la Policía porque no acata la ley, no tiene límites, es uno de los que se siente omnipotente por vestirse como policía".

Seguir leyendo

fiscal de homicidios fernando guzzo.jpg
El fiscal jefe de Homicidios, Fernando Guzzo, dijo que no hay dudas que el ex policía es culpable.

El fiscal jefe de Homicidios, Fernando Guzzo, dijo que no hay dudas que el ex policía es culpable.

"Hoy soy la voz de la víctima que no está porque fue asesinado salvajemente por el señor Méndez", expresó Guzzo y detalló los dos hechos en los que el ex policía habría abusado de su poder.

Uno de ellos ocurrió el 27 de junio de 2018, cuando, un día que estaba de franco y vestido de civil, tuvo una discusión con un militar en San Carlos, el cual terminó con un disparo en una de sus piernas.

El segundo hecho fue casi un año después, cuando el 1 de mayo de 2019, cuando estaba uniformado requisaron a dos hombres y uno de ellos corrió para escapar. "Actuó igual, de puro guapo, pero vestido de policía en un barrio humilde. Estaba un joven y él arbitrariamente quiso identificarlo, sin que hubiese ninguna actitud sospechosa. Este no tenía DNI y corrió. Méndez lo corrió 200 metros con su arma en la mano y le disparó seis tiros de los cuales dos dieron en la humanidad de Ricardo Bazán, y se fue. Lo dejó tirado como un perro".

En los dos casos usó el arma de fuego reglamentaria provista por el Estado.

Por su parte, la fiscal de la causa Andrea Lazo detalló todas las pruebas que se van a presentar en los dos casos. En uno de ellos con la presencia de la primera víctima, peritos y testigos. En el segundo hecho declarará personal del Cuerpo Médico Forense que hizo la necropsia, además de policías compañeros de Méndez, entre testigos y otros peritos que participaron en la investigación.

Juan Dantiacq y Lucas Locour son los querellantes que representan a la familia de Ricardo Bazán. Aseguraron que Méndez no avisó a sus compañeros sobre lo ocurrido y lo hizo 20 minutos después, cuando se enteraron que el hombre de 29 años, quien era recolector de basura y albañil, había muerto en un centro de salud.

Agregaron que disparó sin motivos, y que no fueron tiros disuasivos ni intimidatorios.

Luego llegó el turno de la defensa, representada por el Dr. Albarracín, quien le dijo a los 12 jurados que el Ministerio Público Fiscal hizo que vieran a Méndez como el policía homicida y violento.

Planteó que durante el debate se conocerán muchas incongruencias y contradicciones, y que los hechos no fueron tan simples como lo relataron los fiscales de Homicidios. Además, dejó la duda de cómo se unificó la causa del homicidio con la de las lesiones ocurrida en el Valle de Uco.

Por último, hizo su alegato de apertura la defensora Nélida Basso: "No tuvo la intención de matar a Bazán. Alexis estaba cumpliendo su servicio, estaba uniformado en un barrio peligroso, a oscuras a las 10 de la noche. No se ve nada. Y cumplía con su deber. Junto con sus dos compañeros Martínez y Barroso detuvieron a una camioneta que salía de La Favorita. Todos sabemos que es un barrio humilde pero donde se cometen algunos de ilícitos más graves".

"Desde que fue nombrado se desempeña en la Comisaría 59. Ahí trabaja Méndez hace 8 años. Nunca tuvo un problema, el primer problema es este", agregó la defensora.

Y agregó: "La Fiscalía va a pedir la culpabilidad apuntando a que existió la intención de matarlo. Yo voy a pedir culpabilidad porque hubo negligencia y exceso en sus funciones".