Violó la prisión domiciliaria, engañó a una menor de 14 años, cometió un abuso sexual y la embarazó. Esta batería de acusaciones enfrenta un joven de 22 años que intentó recuperar su libertad argumentando que creyó que la víctima tenía más años y que tuvo una relación sentimental con ella.

Desde mediados de marzo que Bruno Alexander Romero está alojado en el penal. Pero todo comenzó un puñado de días atrás, con la denuncia por parte de la madre de la víctima del abuso sexual.

Te puede interesar...

La reconstrucción fiscal sostiene que el joven contactó a la menor de edad mediante Facebook. Hablaron durante varios días y la confianza llegó hasta tal punto que siguieron mediante Whatsapp. Pero había un engaño de por medio: Bruno Romero mintió con su edad y aseguró que tenía 17 años.

La Fiscalía de Delitos Sexuales sostiene que en los primeros días de marzo el sospechoso se presentó en la casa de la adolescente, ubicada en Luján de Cuyo. Según declaró la madre de la víctima, aseguró ser el novio y ratificó que era menor de edad –su apariencia física prestaba para el engaño-.

Romero se quedó 9 días a dormir en el domicilio. Entre el 10 y 11 de marzo, abusó sexualmente de la adolescente. La verdad salió a la luz día después.

Es que la progenitora de la víctima se enteró no sólo de que el joven tenía 21 años sino también de que estaba prófugo de la Justicia: había violado una prisión domiciliaria que cumplía en su casa tras ser condenado junto a su hermano por romper semáforos.

Tras la denuncia, Romero fue detenido e imputado por abuso sexual con acceso carnal agravado por la convivencia –de 8 a 20 años de prisión-. Fue trasladado al penal, pero su relación virtual con la menor continuó. De hecho la adolescente le envió una foto de una prueba de embarazo positiva que el propio Romero subió a su perfil de Facebook en forma de celebración.

Bruno Romero.jpg
El posteo que realizó Bruno Romero.

El posteo que realizó Bruno Romero.

La defensa del sospechoso reclamó la libertad indicando que fue la adolescente quien mintió con su edad y le dijo que tenía 17 años, por lo que se trató de una relación consensuada y no de un abuso sexual.

Sin embargo, tanto el fiscal Gustavo Stroppiana como la propia madre de la menor se opusieron al recupero de libertad. Incluso la mujer manifestó que su hija está presionada por la situación.

Finalmente el juez Diego Flamant negó el cese de la prisión preventiva priorizando la integridad de la víctima por ser mujer y menor de edad.

Ahora, Bruno Romero continuará alojado en la cárcel mientras la Fiscalía reúne las últimas pruebas para elevar la causa a juicio oral.