Diario Uno > Policiales > Audi

El joven que chocó el Audi no tenía carnet de conducir

Joaquín Duhalde, el joven que manejaba el Audi y chocó provocando la muerte dos de sus amigos, no tenía carnet de conducir al momento del accidente

Joaquín Duhalde, el joven que chocó manejando el Audi de su padre y provocó la muerte de dos de sus amigos en Tigre, no tenía carnet de conducir ya que se lo habían sacado a fines del 2020 por conducir un auto que no estaba al día con la Verificación Técnica Vehicular (VTV).

Según se informó, a Duhalde, de 19 años, le fue retenida la licencia de manera "preventiva" por no tener la VTV y tenía un plazo de 30 días para regularizar la situación. Una vez vencido ese plazo estaba inhabilitado para manejar, como cualquier otra persona que no tiene carnet.

El 31 de octubre de 2020, en Campana, Duhalde conducía un Hyundai que está a nombre de una mujer (presuntamente su madre) y sobre el que pesa una multa de $27.300 por no tener la VTV al día. Por eso le fue incautado el carnet.

audi-1.jpg
El Audi se estrelló contra una columna y en el impacto murieron dos amigos del conductor.

El Audi se estrelló contra una columna y en el impacto murieron dos amigos del conductor.

Este dato complica aún más la situación procesal del joven que conducía el Audi al momento del accidente aunque desde su entorno dicen que tenía el carnet digital correspondiente en la aplicación Mi Argentina.

Duhalde se negó a declarar y sigue detenido por el accidente en el que estrelló un Audi contra una columna metálica de señalización en la localidad de Tigre y murieron sus amigos Franco Rossi y Joaquín Alimonda, dos rugbiers del club San Andrés de 18 y 19 años, respectivamente.

En el auto también iba Mateo Lezama, otro de sus amigos, pero solo sufrió heridas leves.

El fiscal Sebastián Fitipaldi imputó a Duhalde de manera alternativa por doble homicidio simple con dolo eventual (la pena es de 8 a 25 años de prisión) y también por doble homicidio culposo agravado (3 a 6 años de cárcel) basado en el test de alcoholemia, la alta velocidad a la que conducía y el hecho de que hubo más de una víctima.

Seguir leyendo