Accidente en Godoy Cruz

El conductor que mató a dos uniformados busca alivianar su situación con el caso Montaruli como antecedente

La defensa del empleado bodeguero Hugo Martín Rodríguez (44) espera los informes técnicos y científicos para discutir un cambio de calificación legal que podría beneficiarlo

Desde la noche del viernes, cuando terminó con la vida del efectivo Leonardo Alarcón (35) y el preventor de Godoy Cruz Santiago Velázquez (23), el empleado bodeguero se encuentra alojado en los calabozos de la Comisaría 7. El fiscal de Tránsito Fernando Giunta lo imputó por un grave delito: doble homicidio simple con dolo eventual. Bajo esta calificación arriesga una condena de 8 a 50 años de cárcel y lo más probable es que pase a la penitenciaría en las próximas horas.

El magistrado consideró que Hugo Martínez se representó que manejando a exceso de velocidad y con 2,68 gramos de alcohol en sangre podría causar un accidente fatal. Pero no hizo nada para evitarlo, continuó con su accionar y justamente terminó atropellando a los dos uniformados.

Santiago Velazquez y Leonardo Alarcon- policia y agente atropellado.jpg
Los dos fallecidos tras el accidente del viernes por la noche.

Los dos fallecidos tras el accidente del viernes por la noche.

Esta calificación legalmente ha sido ampliamente discutida en los últimos incidentes viales con alcohol al volante. En la mayoría de las ocasiones, la tendencia de la Suprema Corte de Justicia es cambiar la condena a un homicidio culposo agravado por conducir alcoholizado, lo que baja sensiblemente la pena a una escala de 3 a 6 años de cárcel.

De hecho, el abogado defensor de Hugo Martínez comparó el accidente en Godoy Cruz con otro caso similar ocurrido años atrás. El letrado Pablo Cazabán recordó el incidente protagonizado por el médico José Paulos (39), donde terminó muriendo Luciana Montaruli (27), en mayo de 2019. Ese conductor ebrio fue condenado a 8 años y medio de prisión por homicidio simple con dolo eventual durante el juicio, pero luego la Corte cambió la calificación a homicidio culposo agravado y le bajaron la pena a 5 años.

►TE PUEDE INTERESAR: El médico ebrio que chocó y mató a Luciana Montaruli no podrá volver a conducir por 9 años

Ambos hechos casi en el mismo lugar del Acceso Sur. Pero más importante que eso: en las dos ocasiones había irregularidades en el camino. En el caso de Paulos, estaba cerrado por reparaciones la salida del Acceso Sur a carril Rodríguez Peña y de hecho, según se reconstruyó en el juicio, no estaba bien señalizada esa obra.

En el siniestro vial del viernes pasado, el Acceso Sur no tenía la luminaria funcionando y ya habían ocurrido otros accidentes vehiculares, por eso las víctimas fatales estaban desviando el tránsito.

"Creo que si no estaba alcoholizado, el accidente hubiera ocurrido de todas formas. La situación era totalmente anómala y de hecho se habían producido cuatro choques previos. Se iban acumulando los vehículos y la Policía y preventores iban haciendo lo que podían", explicó el abogado en declaraciones a Hola Mendoza (Canal 7).

Seguramente ese será el puntapié inicial para comenzar a discutir el cambio de imputación de su cliente, más allá de que ya presentó un pedido de prisión domiciliaria que deberá resolver un juez en los próximos días.

Accidente Acceso Sur choque múltiple.jpg

Accidente en Godoy Cruz

Minutos antes de la medianoche del viernes 3 de mayo pasado, una serie de accidentes de tránsito menores había ocurrido en el Acceso Sur a la altura de calle Sarmiento. Personal de la Policía Vial y agentes viales de la Municipalidad de Godoy Cruz se encontraban derivando el tránsito a la lateral este, ya que había varios vehículos que chocaron y, además, faltaba la luminaria porque hace varias semanas ladrones se robaron los cables del lugar.

► TE PUEDE INTERESAR: Lo condenaron por abandonar a su madre de 74 años, no vidente y con problemas de salud, en una pocilga

En ese momento pasó por la zona una camioneta Ford EcoSport a exceso de velocidad, ingresó en la banquina y terminó atropellado al policía Leonardo Alarcón y al preventor Santiago Velázquez. Este último terminó perdiendo la vida en el lugar, mientras que el efectivo fue trasladado al Hospital Central donde ingresó con graves heridas -entre ellas, una pierna amputada- y falleció horas después.

El conductor del rodado, Hugo Martínez, casi fue linchado por los presentes. Le realizaron un dosaje de sangre que arrojó 2,68 gramos de alcohol, es decir, más del quíntuple del 0,5 máximo que permite la Ley de Tránsito.