Diario Uno > Policiales > Rivadavia

Dos muertes en Rivadavia, con muchas dudas

Las familias de Alexis Torres (17) y Damián Santillán (21), que fallecieron en hechos y fechas distintas, intentan saber cómo se produjeron esas dos muertes

Dos familias de Rivadavia buscan información clara y respuestas sobre dos muertes. Una es la de Alexis Torres (17), fallecido en la madrugada posterior el Día del Amigo, el 20 de Julio pasado, en una calle de Rivadavia. La otra es la de Damián Santillán (21), cuyo cuerpo fue encontrado el 1º de octubre último en un canal de riego de Santa Rosa, después de estar 4 días desaparecido.

“Ya han pasado casi tres meses y todavía no sabemos cómo murió mi sobrino. Nadie nos explica. Ni siquiera nos han entregado sus pertenencias, poniendo como excusa la pandemia”, dice Ceferino Escudero, tío de Alexis Torres (17).

Te puede interesar...

Escudero recuerda: “Fue el Día del Amigo. Él se había ido a juntar con otros jóvenes y había estado tomando, según las pericias”.

Sostiene que hay muchas versiones, pero que se puede suponer que, a eso de las 2 de la madrugada “Alexis ha venido con su moto, desde Santa María de Oro hacia el Costacanal (todo en los suburbios de la ciudad de Rivadavia) y, según dice la Policía, se ha ido contra un árbol y chocó”.

Pero, según el relato de Escudero, hay varios elementos al menos extraños: El cuerpo recién fue hallado a las 9 de la mañana, ubicado sobre la moto y el rodado apoyado perfectamente sobre el árbol con el que supuestamente chocó. “La moto estaba parada y él sentado arriba”, dice el tío que, además, indica que “había otras huellas en el asfalto, como su fuera la frenada de otra moto”.

También indica que “el médico forense dice que murió por un golpe en la nuca”, pero que desde la justicia “nadie nos atiende, nadie nos llama para darnos información, no nos han citado a declarar y tampoco nos entregan las pertenencias de mi sobrino”.

También indica que “Alexis le había comprado esa moto hace poquito a un policía y no habían hecho los papeles (transferencia)” y también sostiene que “yo alcancé a ver el cuerpo en la cochería y tenía un golpe en el ojo y una ceja apenas partida, nada más, porque me cuentan que en la juntada se había estado peleando con alguien”.

La familia insiste en que las dudas son muchas y que, esencialmente, no tienen información sobre el desarrollo de la causa.

El otro caso es el de Damián Agustín Santillán (21), cuyo cadáver fue hallado el 1º de octubre en un canal de riego, entre las calles Olmos y Escudero, en la zona de Las Catitas Vieja, en Santa Rosa. La familia había denunciado su desaparición 4 días antes.

Santillán también vivía en el barrio Costacanal, en Rivadavia, y había sido buscado intensamente por familiares y amigos.

Roxana Urbina, su madre, dice que “aún no sabemos nada. Nos dicen que el caso está en investigación, no tenemos el resultado de la necropsia y aún no nos han entregado las pertenencias de mi hijo”.