Incidentes en Las Heras

Los conflictos en el barrio Santa Teresita, de Las Heras, no cesan. Lejos de ello, esta popular barriada del departamento norteño está sufriendo momentos de gran tensión acrecentados en las últimas horas por la muerte de un joven en un caso que es investigado como presunto "gatillo fácil" y que motivó el fastidio de muchos vecinos. Precisamente ese enojo se vio reflejado en una protesta con ánimos muy caldeados y que terminó con dos baleados, aparentemente por ataques de una banda de malvivientes.

En la noche del sábado, un día después de la muerte de Matías Donínguez, un grupo de aproximadamente 30 personas se movilizó frente a la Comisaría 36, ubicada en la zona. Allí los manifestantes prendieron fuego varias cubiertas y algunos se atrevieron a más e hicieron pintadas en el frente de la dependencia policial.

Seguir leyendo

Comisaria de Las Heras pintada.jpg
El frente de la comisaría fue enchastrado por los manifestantes.

El frente de la comisaría fue enchastrado por los manifestantes.

"Gatillo fácil" fue la expresión más utilizada con la intención de escrachar la comisaría. También pintaron varias veces la palabra justicia, no sólo en las paredes sino también en vehículos estacionados allí, algunos de ellos con la faja de secuestro ya sea por operativos policiales o por accidentes.

Lo real es que cuando la situación parecía haberse calmado y los manifestantes se desconcentraban aparecieron dos autos -un Chevrolet Corsa de color gris y un Fiat rojo- y desde allí comenzaron a disparar. Como consecuencia hubo dos heridos en la misma zona: rodilla izquierda. Las dos víctimas, residentes en el barrio Santa Teresita y el Sismo V fueron llevadas al Hospital Carrillo. Uno tiene 34 años y el otro 17.

Hasta ahora no hubo detenciones por esta balacera.

El viernes,un joven de 26 años murió tras recibir un tiro en el pecho. Los investigadores indagan si fue un efectivo el que cometió el crimen en Las Heras ya que ocurrió durante un procedimiento policial.

La secuencia tuvo lugar cerca de las 10.30 en la intersección de calles Lisandro Moyano y 3 de Febrero, cuando un móvil policial comenzó a perseguir a un joven que se fugaba tras descartar una bolsa de nylon. En la esquina de Portillo y Alsina, los uniformados lograron aprehender al joven de 19 años.

Como suele ocurrir en esa conflictiva zona, un grupo de jóvenes comenzó a arrojar piedras y elementos hacia el personal policial, por lo que se solicitó apoyo de otras unidades incluyendo Cuerpos Especiales con material antidisturbios.

Según la información suministrada por el Ministerio de Seguridad, minutos después ingresó un llamado al 911 que advertía sobre un joven que ingresó al Hospital Carrillo. Se trata de Matías Leandro Domínguez, de 26 años, quien recibió un disparo de arma de fuego en el pecho que le terminó costando la vida.

La fiscal de Homicidios Andrea Lazo comenzó a investigar el caso ya que la primera hipótesis apunta a que el joven fue herido durante el enfrentamiento policial, pese a que no habría estado participando.

La magistrada ordenó el secuestro de varias armas de fuego pertenecientes a los efectivos que participaron del operativo, además de ordenar un barrido de Policía Científica en el lugar del hecho.

Temas relacionados: