Posible estafa

Detuvieron a un enfermero del Lagomaggiore por vender más de 800 certificados de Covid truchos

El hombre fue denunciado por vender los resultados negativos a quien lo necesitara. Allanaron su casa de Godoy Cruz y secuestraron material. La pena podría llegar a los 50 años de cárcel

Por UNO

Un enfermero de 36 años, oriundo de Godoy Cruz, fue detenido y es investigado por vender resultados negativos de testeos a personas que lo necesitaban para viajar o realizar algún trámite personal. Los investigadores creen que desde diciembre hasta ahora fueron más de 800 los resultados truchos que vendió, a unos $3 mil cada "trámite".

Luego de un allanamiento en su casa, donde secuestraron insumos y testeos, entre otros elementos, el enfermero se entregó en la Comisaría 3, de Capital, donde quedó a disposición de la Justicia. A las pocas horas fue imputado por 800 hechos de falsedad ideológica de instrumento público, cuyas penas sumadas van de 1 a 50 años por provocar un grave daño a la salud pública.

Modus operandi

Los interesados lo contactaban por teléfono, y luego de conseguir el certificado con el resultado negativo del test de antígenos, su número circuló entre aquellos que necesitaban viajar o realizar otra cuestión que implicaba demostrar que no tenían coronavirus.

El enfermero, quien trabajaba en el Hospital Lagomaggiore y en la Sociedad Española, cargaba estos falsos resultados negativos al Sistema Integrado de Información Sanitaria (SISA), mientras estaba en su horario de trabajo.

hospital-lagomaggiore.jpg
El Hospital Lagomaggiore fue uno de los lugares que usó para cargar en el SISA los falsos resultados negativos.

El Hospital Lagomaggiore fue uno de los lugares que usó para cargar en el SISA los falsos resultados negativos.

Lo que desentrañaron los investigadores es que el profesional de la salud se encargaba de cargar en el sistema los datos de las personas que iban a testearse al nosocomio, pero no él quien cargaba los resultados, ya que eso estaba a cargo de otro especialista.

Con este dato, detectaron que los resultados cargados por el enfermero eran llamativamente todos negativos.

Como si esto fuese poco, también descubrieron que el enfermero jamás tenía contacto con las personas que requerían el hisopado, sino que, al parecer, directamente manipulaba el resultado del testeo y enviaba el resultado a sus clientes por Whatsapp.

Con todas estas pruebas en su contra, los pesquisas hicieron un allanamiento en su casa de Godoy Cruz, donde no encontraron al enfermero pero sí una gran cantidad de test de antígenos, y otros elementos vinculados, material que no debía tener en su vivienda.

Ya sin escapatoria, el sospechoso se entregó en la Comisaría 3, de Capital, donde fue imputado y quedó detenido a disposición de la Justicia. Como el fiscal del caso, Juan Manuel Sánchez, entró de licencia hasta febrero lo más probable es que el sospechoso quede privado de su libertad hasta entonces, pese a que los delitos que le imputaron son excarcelables.

Temas relacionados: