Finalmente más de 200 mendocinos que fueron estafados por un empresario de la construcción que les sacó dinero para construirles piletas fue detenido este jueves. Se trata de Diego Alejandro Sosa, quien había sido socio de la empresa Andalucía, pero luego había armado su propio negocio bajo el nombre Blockhouse a mediados del año pasado.

Diego Sosa fue señalado por cientos de familias, que inicialmente señalaban a la empresa Andalucía, según la acusación, ofrecía el servicio para la construcción de piletas y pedían el 50% del monto total del trabajo para comenzar, supuestamente, con las tareas. Algunos de los damnificados pagaron sumas de entre $100.000, $500.000, y algunos hasta un millón de pesos. Se estima que la estafa ronda los 30 millones de pesos. Sosa había sido socio de Marcelo Navarro, pero luego armó su propia empresa, con domicilio en calle Pedro Vargas 311, pero ya en diciembre había cerrado esta oficina y no se lo podía encontrar.

Te puede interesar...

Algunos denunciantes mencionaban que estas estafas datan de hace tiempo y venían haciéndose en distintos lugares del país. Tal es así que el domicilio de la empresa Blockhouse es de calle 122 Bis N° 1784 e/ 68 y 69, de Berisso, Buenos Aires.

Algunos testimonios

Yo firmé un contrato con la empresa constructora Blockhouse, el 19 de octubre, ante una escribana. En ese momento lo firmé ante Ayelén Emilse Moreno. En mi caso era por (la construcción de) una pileta, e hicieron solamente el pozo. La pileta la tenían que tener lista el 8 de diciembre, nunca más aparecieron. Yo le entregué en la escribanía a Ayelén en mano $150.000, y luego en mi domicilio le di a Diego Sosa $100.000 más y no lo vimos más", dijo una damnificada que no quiso identificarse.

"Formo parte de un grupo de unas 30 personas que resultamos estafados por esta supuesta empresa. Le entregamos la mitad de plata, $140.000 y ya no lo vimos más. En el grupo la gente le entregó desde $90.000 hasta $900.000. No cumplieron con nadie, y algunos le alcanzaron a hacer el pozo para la pileta, y a otros prácticamente nada. Esta persona (Sosa) firmó los contratos con domicilio en calle Gutiérrez 3106 de Villa Nueva, y queremos ver la posibilidad de ir a su domicilio para reclamarle", dijo Vanina, representando a un grupo de afectados por la estafa.