Las palabras coincidentes de los denunciantes son: bronca e impotencia. Pero las palabras de Yamila, una médica de Godoy Cruz resume todo: "Nos han robado los sueños". Es que ella y su esposo Pablo, junto a más de 200 mendocinos, han sido estafados por una empresa constructora, que publicitando en Facebook la construcción de piletas, o su ampliación o remodelación, exigieron el 50% del valor de la obra para iniciar los trabajos, y literalmente desaparecieron. La empresa se llama Andalucía Construcciones, y según algunos damnificados, es una empresa que viene haciendo este tipo de maniobras desde hace tiempo en el país, cambiando el nombre de fantasía.

Según dos familias de nuestro medio, cerca del mes de septiembre vieron en Facebook las promociones de construcción de piscinas y decidieron contactar a los vendedores que figuraban en el muro de la red social. Concertados los valores de las obras, la empresa les pidió el 50% del valor de las mismas y una fecha de inicio de de cerca de 30 días. Al concluir las piletas se pagaba el 50% restante. Luego de hacer una parte de los trabajos, dejaron las obras abandonadas y no volvieron. Hubo contactos telefónicos, pedidos de "recalculo" de los costos (el pago del 50% había sido para asegurar el precio), promesas de finalización de trabajos, hasta que se cortó la comunicación.

Te puede interesar...

Embed

Las protestas comenzaron a invadir la página de Facebook de la constructora, y eso permitió ver la gran cantidad de damnificados, quienes comenzaron a agruparse y crear un grupo de Whatsapp, que llega a las 200 personas, todos con el mismo problema.

Diario UNO trató de comunicarse con los teléfonos que figuran en las publicidades de la constructora, pero no hay respuestas a las llamadas. La empresa tuvo sus oficinas inicialmente en Primitivo de la Reta 928 de Ciudad, y posteriormente se mudaron a Vicente Zapata 145, oficinas que ya han sido abandonadas.

Estafa de la Constructora (3).jpg
Calle Vicente Zapata al 145, aquí estaban hasta hace poco las oficinas de la empresa constructora Andalucía, que desapareció de golpe, y hoy es denunciada por cientos de clientes por estafa.

Calle Vicente Zapata al 145, aquí estaban hasta hace poco las oficinas de la empresa constructora Andalucía, que desapareció de golpe, y hoy es denunciada por cientos de clientes por estafa.

Dos testimonios

Uno de los casos denunciados a través de las redes sociales y la prensa -Radio Nihuil, entre otros- es el de Fabricio, un hombre mayor, que había comenzado a construir su pileta, pero al ver la publicación de la empresa Andalucía, decidió continuarla debido a las promesas que hacían.

"Yo hice contacto por Facebook con un vendedor y cerramos trato el 5 de agosto pasado. No firmamos un contrato formal, pero sí en unos papeles al estilo nota de pedido donde se estipulaba el tipo de trabajos. Pagué el 50% de la obra al contado, y el plazo de entrega era aproximadamente a los 60 días. Había que esperar unos 30 días para que comenzaran -tenía que recuadrar el pozo. Posteriormente, a los 15 días finalizaban la obra gruesa, y a los 30 días terminaban la pileta y yo les cancelaba el total del dinero", relató a Diario UNO Fabricio.

"Esperé hasta el 31 de agosto, era la fecha pactada, y no aparecieron. Inicié los reclamos, y arrancaron 10 días después. Recuadraron el pozo, y supuestamente a los 15 días comenzaban la obra gruesa, lo que no sucedió. Recién lo hicieron a fines de septiembre y terminaron lo grueso. Cuando debían continuar con los veredines atermicos, colocación de bombas, y el resto de los trabajos, no aparecieron más" recordó Fabricio, que agregó: "Comencé los reclamos, me prometieron -tanto el vendedor, como el hijo del dueño, Juan Navarro, que en una semana terminaban. No se hicieron presentes, y fui a la oficina, donde me atendió el señor Marcelo Navarro, que después averiguamos que no era su nombre real, y es el presidente de la empresa, que me dijo que en cuatro días terminaban todo. Los primeros días de enero (4), me llegó una nota, que decía que teníamos que dirigir a un estudio de abogados de apellido Anzorena, y sacar turno para que nos tendieran y ahí firmar un contrato nuevo donde agregaban los aumentos correspondientes -revalúo de obra-, pero nunca nos llamaron dieron esos turnos", concluyó Fabricio.

Por su parte, el matrimonio de Godoy Cruz formado por Yamila y Pablo, relataron una historia similar, y que involucra a más de dos centenares de otras parecidas, entre las que no no sólo se trata de un elemento que puede considerarse de no primera necesidad, aunque en esta pandemia es la mejor opción para veranear seguro, sino que también hay casos de matrimonios jóvenes, estafados con lotes y viviendas que ofrecía la empresa en La Primavera, Guaymallén.

"Esta situación nos tiene muy amargados y angustiados. Yo soy médica, y con un año tan duro por la pandemia, donde los profesionales de la salud estuvimos tan expuestos, decidimos con mi esposo arreglar nuestra pileta para pasar las vacaciones en casa, más tranquilos. Nuestra piscina tiene una filtración, y decidimos hacerla arreglar. Vimos las promociones de la empresa Andalucía, y muy rápidamente me contestaron, vinieron a casa a concretar, y cerramos trato. La única condición que pusieron era que había que pagar la mitad de la obra para que ellos confirmaran una fecha de realización. Firmamos el contrato y pagamos ese 50% en efectivo", contó Yamila, de Godoy Cruz.

Continuando el relato, la doctora contó que "en tres meses iban a iniciar la obra, pero que por el tema inflacionario y la pandemia había que reajustar el precio. Esto no era lo convenido, y comenzamos a dudar, ya que al pagar el 50% habíamos quedado que así asegurábamos el precio. Tratamos de hablar con el vendedor, y este nos dijo que sí, que había problemas con los insumos y costos. Como ya había comenzado el verano y habíamos llenado la pileta -pese a la filtración-, les dijimos que iniciaran los trabajos en marzo, nos respondieron que para mantenernos el precio teníamos que pagar el 100% del costo total. Eso nos olió mal. Fuimos a las oficinas, donde había un cartel que decía "cerrado por balance"", explicó Yamila.

"Comenzamos a averiguar por Facebook, y comenzamos a ver a otros clientes estafados, cerca de 200. A algunos les sacaron $1.800.000, a otros $500.000, y así. Todos han sido ahorros de años. Luego nos damos cuenta que el nombre del dueño, Marcelo Navarro, es falso, y usa también el nombre de Juan Navarro, y vemos en el Facebook de la empresa que siguen ofreciendo con otros nombres de los vendedores, construcciones de casas y ventas de terrenos. Hemos calculado que han estafado por un monto no menor a unos 30 millones de pesos", detalló la damnificada.

Se hizo la denuncia pertinente a Defensa del Consumidor, a la Fiscalía N°1, hemos puesto abogados, pero tratamos de llamar la atención pública para evitar que sigan estafando a la gente y que se haga justicia con ellos. No iremos a recuperar el dinero, pero queremos desenmascarar a estos estafadores", cerró la mendocina estafada.