Policiales Jueves, 2 de agosto de 2018

Desbarataron la banda acusada de secuestrar a una mujer y a su hija de 3 años

El lunes se realizó la primera detención y este miércoles cayeron otros dos cómplices, todos oriundos de Rodeo de la Cruz. El hecho ocurrió a fines de mayo.

Las autoridades terminaron de desbaratar la banda acusada de cometer el secuestro extorsivo de una mujer y su hija de 3 años en los últimos días de mayo pasado. Se trata de dos hombres y una mujer que ya fueron imputados por la Justicia Federal.

El primer golpe ocurrió el lunes pasado, en horas de la tarde. Personal policial localizó a Roberto Carlos Ramírez Garrieta (27), conocido como Moneda, quien tiene domicilio en Rodeo de la Cruz pero se mantenía prófugo en el departamento de Rivadavia. El individuo tenía en su poder un revólver calibre 32 largo y varias municiones.

Este miércoles se terminó de desbaratar la banda con dos allanamientos. Uno en calle Barcelona al 256 de Guaymallén -frente a la casa del Moneda- donde se capturó a Hernán Barroso (24) y se secuestró un rifle de aire comprimido, 17 teléfonos celulares y documentación.

El otro procedimiento se efectuó en el interior del asentamiento Buena Nueva, en un domicilio ubicado en la manzana B, donde se detuvo a Natasha Juri (29) y se incautó cuatro tarjetas de memorias y documentación.

Todos los elementos que obtuvo personal policial y los detenidos quedaron a disposición de la fiscal federal María Alejandra Obregón. La magistrada imputó a los sospechosos por el delito de secuestro extorsivo agravado por la participación de tres personas y por ser una de las víctimas menor de edad. Ahora, arriesgan de 10 a 25 años de cárcel.

Si bien la causa está bajo secreto de sumario, trascendió que uno de los acusados declaró al momento de ser imputado.

Más allá de los nuevos datos que puedan surgir al desgrabar los teléfonos celulares y la documentación secuestrada, la situación de los sospechosos es complicada ya que las escuchas telefónicas que le realizó personal policial durante estos meses daban cuenta del accionar de la banda, según comentaron fuentes ligadas a la causa.

Desesperación

El 30 de mayo pasado, un hombre recibió un llamado telefónico donde le indicaban que tenía a su esposa y su hija secuestradas. Los delincuentes captaron a las víctimas en Las Heras y le exigieron al padre de familia 200 mil pesos para volver a verlas con vida.

Si bien el hombre dijo no tener esa suma de dinero, logró acordar que entregaría 20 mil pesos en efectivo. Tomó contacto con los secuestradores en las inmediaciones del Mendoza Plaza Shopping y los siguió hasta el barrio Suyai, donde hizo efectivo el pago. Las rehenes fueron liberadas a los pocos minutos en la lateral del Acceso Este y Olavarría.

Más noticias