Policiales Martes, 10 de abril de 2018

Depresivo, Hisa espera que le den la prisión domiciliaria

El ex senador estuvo internado por trastornos en la alimentación, debido a que estaría en huelga de hambre.

Deprimido y con trastornos en su alimentación, Leonardo Hisa espera una definición sobre el pedido de prisión domiciliaria que planteó su abogado. El hombre está detenido por el crimen de su ex esposa Norma Carleti (61) en Tunuyán, y el domingo tuvo que ser internado.

El ex legislador de la Unión Cívica Radical (UCR), fue trasladado el pasado domingo en horas de la tarde desde la Comisaría 18 de San Carlos al hospital Tagarelli, de esa misma comuna, debido a que se encontraba descompensado. Algunos trascendidos señalan que llegó a ese estado por una huelga de hambre que realiza, mientras que desde su círculo íntimo dicen que por su depresión no ingiere alimentos.

Allegados al sospechoso aseguran que se siente muy mal por la injusta situación que pasa.

Hisa está imputado como instigador del asesinato de su ex, hecho que además tiene a los tres hermanos Guerrero y a Alexander Jira como presuntos autores materiales.

Quien fuera senador de la UCR estuvo en el hospital durante algunas horas, en las que lo estabilizaron, lo medicaron y le hicieron algunos estudios. Luego volvió a la seccional en la que está arrestado.

En esta situación aguarda una definición sobre la posibilidad de acceder a la domiciliaria. Este planteo lleva un par de semanas sin respuestas, luego de que el acusado fuera sometido a pericias psiquiátricas con peritos oficiales y de parte. Fuentes vinculadas a la causa confiaron que hoy podría llegar la resolución al despacho del fiscal Adrián Frick, a cargo del caso.

Hisa pidió declarar hace algunos días y se desligó del delito que lo tiene como sospechoso. El beneficio de estar arrestado en un domicilio sería por la depresión que atraviesa. Es más, una alternativa podría ser que lo alojen en el pabellón judicial del hospital neuropsiquiátrico El Sauce.

De lo contrario, el imputado debería pasar al penal, al igual que el resto de los implicados. Todos están acusados por un homicidio agravado por ensañamiento, que tiene pena única de prisión perpetua.

El ex marido de la víctima está detenido desde el 15 de marzo, luego de que la Justicia contara con pruebas que lo relacionaran con el crimen. Puntualmente, un llamado telefónico horas antes del hecho a la familia Guerrero lo puso en la mira de los investigadores. Además, testimonios dan cuenta de la mala relación con la mujer, de un divorcio complicado y de una aparente denuncia que Norma iba a realizar en contra de él por fraude en las empresas que manejaban.

Carleti fue asesinada en la madrugada del lunes 5 de marzo pasado, en su casa en calle República de Siria casi Almirante Brown, a media cuadra de la Municipalidad de Tunuyán.

Recibió más de 50 puñaladas que terminaron con su vida.