Policiales Viernes, 19 de octubre de 2018

¿Cuál es la situación de los obreros que atropellaron al presunto ladrón?

Con el avance de la pesquisa el fiscal determinará si actuaron en legítima defensa o cabe imputarles un delito.

Por segunda vez en menos de tres días, un presunto ladrón terminó sin vida tras haber cometido un asalto en Guaymallén. Este viernes el hecho ocurrió en Buena Nueva y el fallecido fue atropellado por un grupo de obreros cuando huía del lugar.

Esto ocurrió minutos antes de las 16.30. En una obra en construcción de un barrio en las inmediaciones de calles Antonelli y Santo Tomás de Aquino trabajaban los obreros. En ese momento, se vieron sorprendidos por dos sujetos -uno de ellos empuñaba un arma de fuego- que los amenazaron y les sustrajeron un martillo neumático.

Según la primera información que los testigos aportaron al personal policial, los delincuentes empezaron a escapar en una moto Corven de 150 cilindradas por calle Antonelli en dirección al sur. Al menos dos víctimas del robo comenzaron a perseguirlas en una camioneta por esa calle de tierra.

Foto: Fernando Martínez.
Foto: Fernando Martínez.

Lo que pasó en los siguientes segundos será clave para definir la situación de los obreros que circulaban en la camioneta -ver más abajo-. Según explicaron en un primer momento, uno de los ladrones efectuó al menos un par de disparos desde el rodado. La camioneta aceleró su velocidad y cuando estaba por alcanzar a la moto, el acompañante se arrojó del vehículo menor y fue atropellado.

Lo concreto es que tanto la camioneta como la moto terminaron incrustados en un pequeño zanjón a la vera del camino. En esa colisión murió Diego Gustavo Campero Ortiz (31), un joven que tenía un extenso prontuario policial -ver más abajo-.

En tanto, su cómplice continuó la fuga a pie en dirección al oeste y hasta el momento está siendo buscado por las autoridades policiales.

La situación de los obreros

El fiscal de Homicidios Horacio Cadile tomó las riendas del caso y ordenó que los ocupantes que circulaban en la camioneta queden aprehendidos en la Comisaría 35 de Rodeo de la Cruz. Minutos después les tomó declaración informativa -paso intermedio entre ser testigo o imputado en una causa- y recuperaron su libertad.

Los peritajes científicos y sus testimonios serán claves para definir el encuadre legal que tendrá el expediente. A primera vista, parece tratarse de un caso de legítima defensa ya que se encontró un cartucho calibre 9 milímetros en el lugar del hecho, lo que probaría que los jóvenes en moto dispararon antes del impacto. En ese caso, los ahora demorados serán absueltos.

También podría calificarse como un exceso de legítima defensa -de 1 a 5 años de cárcel- o incluso hasta un homicidio culposo -misma pena- en caso de que se demuestre que el ladrón se arrojó de la moto y el conductor de la camioneta no tuvo la intención de atropellarlo.

Extenso legajo

El 27 de octubre del año pasado, Diego Ortiz había recuperado la libertad en forma asistida. Estaba cumpliendo condenas por una batería de delitos, entre los que se destacan un homicidio agravado por el uso de arma de fuego, robos agravados, encubrimientos y violación a la Ley de Estupefacientes.

Incluso en el transcurso de este año había sido investigado en una causa de Violencia de Género, de la cual fue sobreseído a mediados de junio pasado.

Foto: Fernando Martínez.
Foto: Fernando Martínez.

Antecedente cercano

Hace dos días, un joven de 25 ingresó a un supermercado ubicado en Los Corralitos, amenazó a una cajera y le sustrajo dinero en efectivo. Cuando escapaba fue reducido por dos empleados del lugar que lo mantuvieron en el suelo hasta que llegara personal policial. En ese momento, Marcelo Alejandro Cornejo murió. Según el primer informe forense, se trataría de una muerte natural aunque existe la duda de si fue estrangulado. Por el momento, los empleados del lugar no están imputados y quedaron en libertad. El caso también es investigado por el fiscal Cadile.

Más noticias