Juan Carlos Córdoba, de 72 años, víctima de la inseguridad en Mendoza, continúa internado en el Hospital Central. Salió de terapia intensiva, aunque su estado de salud es muy delicado. Es el comerciante de Las Heras quien a fines de abril fue atacado por dos delincuentes que en medio de un intento de asalto le dispararon en la cabeza. La investigación avanza lento y aún no hay detenidos.

A pesar de haber recibido un disparo en la nuca, y que el proyectil quedó alojado en su cerebro, Córdoba salió de terapia intensiva y permanece en sala común.

Seguir leyendo

Por su condición, debieron hacerle una traqueotomía, necesita apoyo con oxígeno y recibe alimentos por sonda. Abre y cierra los ojos y responde de esa manera a órdenes muy simples, lo que indica que tiene actividad cerebral.

Los especialistas indicaron que su cuadro continúa siendo grave y que cualquier complicación que tenga puede ser más difícil de superarla para él.

El hecho por el cual está internado hace 76 días ocurrió en la mañana del lunes 26 de abril, poco después que Córdoba había abierto su local de reparación y carga de extinguidores de fuego, ubicado en calle Dr. Moreno 1156, de Las Heras. Dos hombres ingresaron con un extinguidor para hacerse pasar por clientes, y una vez dentro del negocio lo apuntaron con armas de fuego y le exigieron dinero.

Pero Córdoba se resistió a ser asaltado, hasta que uno de los delincuentes le disparó en la nuca, y escaparon. Fue la hija de Córdoba quien salió del fondo y encontró a su padre tendido en el suelo con mucha sangre.

Una ambulancia del Servicio de Emergencias Coordinado lo llevó hasta el Central, donde fue operado de urgencia para limpiar la herida y tratar de sacar el proyectil, pero quedó alojado en el medio de su cerebro, por lo que no pudieron extraerlo.

Desde ese momento quedó internado en terapia intensiva en muy delicado estado de salud y con pronóstico reservado. Los médicos no eran alentadores con lo que podía pasar, sin embargo superó todas las complicaciones que tuvo, hasta que fue pasado a sala común.

La fiscal de Homicidios Claudia Ríos está a cargo de la investigación, y pese a que revisó las cámaras de seguridad de la zona y entrevistó a los vecinos del comerciante, el avance en la causa es muy lento, y por ahora no pudo dar todavía con los autores del disparo que le arruinaron la vida a Córdoba y a toda su familia.