Sentencia judicial

Condenaron a prisión perpetua al ladrón serial y asesino de Guaymallén

Jeremías López, de 19 años, que cometió tres asaltos y en uno de ellos mató a la víctima fue condenado a prisión perpetua

Por UNO

Jeremías López Gutiérrez, quien era acusado de varios robos y del crimen en Guaymallén de Marcelo Coronel fue declarado culpable por un jurado popular. El Juez Horacio Cadile le impuso la pena de prisión perpetua por el homicidio ocurrido en febrero de este año en el barrio Lihué.

El abogado defensor Gustavo Gaidó insistió con la teoría de que su cliente no quiso matar a Marcelo Coronel y pidió una calificación de homicidio en ocasión de robo -de 10 a 25 años de prisión. Sin embargo el juez Cadile estableció este jueves la pena de prisión perpetua.

Marcelo Coronel.jpg
Marcelo Coronel recibió una puñalada en el tórax y otra en la espalda al resistirse al robo. Un juzgado popilar encontro culpable por el hecho a Jeremías López.

Marcelo Coronel recibió una puñalada en el tórax y otra en la espalda al resistirse al robo. Un juzgado popilar encontro culpable por el hecho a Jeremías López.

Los hechos

En la madrugada del 31 de mayo de 2020, un sujeto ingresó a una propiedad ubicada en el barrio Lihué. La víctima estaba durmiendo y se vio sorprendida en la habitación por el delincuente que comenzó a golpearlo. El asaltante sustrajo una batidora para pegamento de cerámicos, escaló por una medianera de dos metros y logró huir del lugar.

A fines de ese año, el 29 de noviembre, un joven que caminaba por la calle fue sorprendido por un asaltante que le dijo "dame todo". La víctima se resistió pero el ladrón empuñó un cuchillo y lo apuñaló por la espalda. El herido se salvó de milagro gracias a la rápida asistencia médica. El malhechor escapó con su gorra y una riñonera que tenía dinero en efectivo y un teléfono celular.

En forma calcada al hecho anterior, a las 5.30 del 20 de febrero pasado Marcelo Coronel fue abordado por un malviviente en la misma barriada. Recibió una puñalada en el tórax y otra en la espalda al resistirse al robo. El ladrón escapó con su riñonera. Testigos observaron la secuencia y señalaron a Jeremías López como el agresor. Fue detenido a las pocas cuadras con un arma blanca y las pertenencias de la víctima.