El juicio contra Jeremías López (19) ingresó en la recta final este jueves. El joven confesó haber cometido tres asaltos y un crimen en Guaymallén, pero aseguró que fue en forma accidental. En las próximas horas un jurado integrado por doce ciudadanos resolverá si es condenado a prisión perpetua o a una pena menor.

En el Polo Judicial Penal comenzó la etapa de alegatos finales en el juicio por jurados que había arrancado el lunes pasado. El primer turno fue para el jefe fiscal de Homicidios Fernando Guzzo quien rebatió los argumentos que el propio López brindó en su declaración, en especial, cuando el acusado aseguró que la víctima fatal "se cayó arriba del cuchillo".

El magistrado alegó: "Dice que nunca lo quiso matar pero tampoco hizo nada para demostrar esa versión. Podría haber dado aviso al 911 pero no hizo nada, se fue a dormir tranquilo con el cuchillo abajo de la cama". El fiscal también destacó el otro asalto que cometió el Pelado López, donde también apuñaló a un joven: "Entonces debemos creer que en ese caso sabía con precisión quirúrgica dónde apuñalar a la víctima para no causarle la muerte", ironizó.

La etapa de alegatos continuó con la palabra de la fiscal Andrea Lazo, quien hizo un pormenorizado repaso de las pruebas en cada uno de los hechos y destacó "el escaso valor por la vida ajena y cómo todos terminamos siendo esclavos del delito". "Como no logra robarle nada a Marcelo Coronel decide matarlo por despecho", consideró.

En concreto, los acusadores solicitaron un veredicto de culpabilidad por homicidio criminis causa, el mismo delito en grado de tentativa y robo agravado. Si esa es la decisión del jurado popular, Jeremías López será condenado a prisión perpetua.

ALEGATOS DE CLAUSURA JUICIO POR JURADO POR LA MUERTE DE MATÍAS CORONEL

En contraparte, el abogado defensor Gustavo Gaidó insistió con su teoría de que su cliente no quiso matar a Marcelo Coronel, por lo que pidió una calificación de homicidio en ocasión de robo -de 10 a 25 años de prisión-. "Mi cliente dijo que la víctima se cayó sobre el cuchillo, pero estaba nervioso y se malinterpretó. Él quiso decir que la puñalada fue en un contexto de forcejeo", argumentó.

Ladrón serial

En la madrugada del 31 de mayo de 2020, un sujeto ingresó a una propiedad ubicada en el barrio Lihué. La víctima estaba durmiendo y se vio sorprendida en la habitación por el delincuente que comenzó a golpearlo. El asaltante sustrajo una batidora para pegamento de cerámicos, escaló por una medianera de dos metros y logró huir del lugar.

A fines de ese año, el 29 de noviembre, un joven que caminaba por la calle fue sorprendido por un asaltante que le dijo "dame todo". La víctima se resistió pero el ladrón empuñó un cuchillo y lo apuñaló por la espalda. El herido se salvó de milagro gracias a la rápida asistencia médica. El malhechor escapó con su gorra y una riñonera que tenía dinero en efectivo y un teléfono celular.

Marcelo Coronel.jpg
Crimen en Guaymallén: Marcelo Coronel fue asesinado en el barrio Lihué.

Crimen en Guaymallén: Marcelo Coronel fue asesinado en el barrio Lihué.

En forma calcada al hecho anterior, a las 5.30 del 20 de febrero pasado Marcelo Coronel fue abordado por un malviviente en la misma barriada. Recibió una puñalada en el tórax y otra en la espalda al resistirse al robo. El ladrón escapó con su riñonera. Testigos observaron la secuencia y señalaron a Jeremías López como el agresor. Fue detenido a las pocas cuadras con un arma blanca y las pertenencias de la víctima.

La defensa apunta a que Marcelo Coronel golpeó en el rostro y por esto López "sacó su cuchillo para defenderse. Andaba con cuchillo porque es sabido que el barrio Lihué es una zona peligrosa". La estrategia busca eliminar la calificación de homicidio criminis causa -matar para garantizar la impunidad del asalto- y así evitar la perpetua.