Jeremías López Gutiérrez tiene 19 años y por estos días se definirá si queda alojado en la cárcel al menos hasta que cumpla 54. El joven está siendo juzgado por cometer tres violentos asaltos en Guaymallén. En el último de los hechos, a principios de este año, terminó asesinado a la víctima.

Este lunes comenzó el juicio por jurado donde Pelado López buscará evitar una condena a prisión perpetua, tal como solicita la Fiscalía de Homicidios. En el debate se ventilarán tres robos ocurridos bajo el mismo modus operandi: todos en el barrio Lihué -donde vivía el sospechoso-, con agresión a las víctimas y durante la madrugada.

"La tercera fue la vencida. Ustedes verán como va aumentando gradual y brutalmente la violencia desplegada por López Gutiérrez", relató la fiscal Andrea Lazo en su alegato inicial. En tanto que el abogado defensor no negó la autoría de su cliente en los hechos pero buscará cambiar la calificación para evitar la máxima pena del Código Penal. "Tiene que pagar por los hechos, pero en forma justa", respondió.

La decisión estará en manos de doce ciudadanos que, de no mediar sorpresas, el jueves pasarán a deliberar tras escuchar todos los testigos. Si se inclinan por la tesis acusatoria, el Pelado López Gutiérrez recibirá una pena de prisión perpetua y recién a sus 54 años podría llegar a obtener una salida condicional.

ALEGATOS DE APERTURA JUICIO POR JURADO POR LA MUERTE DE MATÍAS CORONEL

Ladrón serial

En la madrugada del 31 de mayo de 2020, un sujeto ingresó a una propiedad ubicada en el barrio Lihué. La víctima estaba durmiendo y se vio sorprendida en la habitación por el delincuente que comenzó a golpearlo. El asaltante sustrajo una batidora para pegamento de cerámicos, escaló por una medianera de dos metros y logró huir del lugar.

A fines de ese año, el 29 de noviembre, un joven que caminaba por la calle fue sorprendido por un asaltante que le dijo "dame todo". La víctima se resistió pero el ladrón empuñó un cuchillo y lo apuñaló por la espalda. El herido se salvó de milagro gracias a la rápida asistencia médica. El malhechor escapó con su gorra y una riñonera que tenía dinero en efectivo y un teléfono celular.

En forma calcada al hecho anterior, a las 5.30 del 20 de febrero pasado Marcelo Coronel fue abordado por un malviviente en la misma barriada. Recibió una puñalada en el tórax y otra en la espalda al resistirse al robo. El ladrón escapó con su riñonera. Testigos observaron la secuencia y señalaron a Jeremías López como el agresor. Fue detenido a las pocas cuadras con un arma blanca y las pertenencias de la víctima.

Marcelo Coronel.jpg
Marcelo Coronel, víctima del crimen en Guamyallén.

Marcelo Coronel, víctima del crimen en Guamyallén.

La defensa apunta a que Marcelo Coronel golpeó en el rostro y por esto López "sacó su cuchillo para defenderse. Andaba con cuchillo porque es sabido que el barrio Lihué es una zona peligrosa". La estrategia busca eliminar la calificación de homicidio criminis causa -matar para garantizar la impunidad del asalto- y así evitar la perpetua.