Desde junio del año pasado que las autoridades comenzaron a registrar una serie de asaltos violentos con el mismo patrón: zonas alejadas de Maipú, entraderas domiciliarias, delincuentes violentos y que ocultaban su rostro con pañuelos. Los pesquisas policiales los apodaron la Banda de los Talibanes y en los últimos días detuvieron a los principales sospechosos.

El primer hecho se registró el 11 de junio pasado en una vivienda ubicada en calle Tropero Sosa, en Maipú. La víctima relató que una banda integrada por hombres y mujeres irrumpió en la propiedad, lo amenazó con armas de fuego y lo maniató con precintos. Los delincuentes tenían pañuelos envueltos en sus cabezas, similar a la representación de un terrorista árabe.

No sólo imitaban la vestimenta, sino también que tenían los mismo métodos violentos. Los asaltantes comenzaron a torturar al propietario para que les entregara dinero. Con una máquina de agujerear le quemaron distintas partes del cuerpo y hasta el cortaron con una tijera partes de su oreja. Finalmente se retiraron con su botín.

► TE PUEDE INTERESAR: Un cocinero de un merendero de San Martín es juzgado por abusar de una sobrina de 14 años

El 8 de enero ocurrió otro asalto similar pero en un domicilio en Vistalba, Lujan de Cuyo. Una familia fue sorprendida en su casa por la banda que le sustrajo electrodomésticos, dinero en efectivo y una camioneta. Antes de eso maniataron a las víctimas, golpearon al padre de familia y amenazaron con mutilarle la oreja si se resistía.

El tercer ataque que le endilgan a la Banda de los Talibanes fue el 18 de marzo calle 25 de Mayo Oeste, Maipú, donde donde los malvivientes ingresaron primero a una casa donde no estaban sus dueños y luego irrumpieron en la propiedad de un vecino. Allí golpearon a todo el grupo familiar para llevarse plata y alhajas.

Doce días después fue el último delito contra la propiedad, en este caso en Lunlunta donde también violentaron a una familia para llevarse dinero en efectivo y anillos, entre otros elementos.

banda de los talibanes 2.jpg
Algunos elementos que sustrajo la banda y que fueron recuperados.

Algunos elementos que sustrajo la banda y que fueron recuperados.

La caída

Personal policial de la División de Robos y Hurtos comenzó a cruzar datos de los cuatro asaltos ya que detectaron que tenían características comunes. Una cámara de seguridad fue clave para identificar a uno de ellos y ese fue el puntapié para determinar quiénes eran sus cómplices. Con las escuchas telefónicas y la ubicación de las antenas de los celulares se fue robusteciendo la pesquisa hasta que se ordenaron una serie de allanamientos en los últimos días.

Los hermanos Chacón -Saúl (30), Yésica (22) y Luciano (20)- fueron los principales apuntados y cayeron detenidos en sus domicilios ubicados en las inmediaciones de calle Boedo, en Maipú. También fueron capturados Jonathan Frutilla Vega (25), Rolando Bendele (33) y Daniel Bebe Leiva (27).

En los procedimientos se incautaron armas -una escopeta calibre 16 y rifles de aire comprimido-, un chaleco militar, cocaína y varios elementos robados como dinero, televisores y celulares.

banda de los talibanes 1.jpg
Las armas de fuegoy  la droga que tenían los delincuentes.

Las armas de fuegoy la droga que tenían los delincuentes.

Todos los sospechosos quedaron a disposición del fiscal de Robos y Hurtos Daniel Sánchez Giol que los fue imputando por distintos hechos de robos agravados, aunque resta dilucidar quién participó en cada uno de los casos. Además se está indagando si la banda estuvo involucrada en otros tres asaltos, según comentaron fuentes ligadas a la causa.