El círculo investigativo se cerró. El crimen en Las Heras de Esteban Olivera (40), quien fue baleado a principios de abril para robarle su teléfono celular, parece estar encaminado a esclarecerse. El segundo y último sospechoso del fatal asalto que estaba prófugo fue capturado.

En horas de la tarde, personal policial de la División de Homicidios logró a capturar al Leito. Enzo Leonardo Figueroa (24) fue atrapado tras una serie de medidas en el barrio La Favorita, en el oeste de Ciudad, donde los investigadores tenían el dato que se ocultaba.

Ahora quedó a disposición del fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello, quien en las próximas horas lo imputará por homicidio criminis causa -matar para ocultar el robo- y pasará a arriesgar una potencial condena a prisión perpetua.

Leito no es el único sospechoso en la causa. Un menor de 16 años conocido como Brunito había sido detenido la semana pasada. Si bien la reconstrucción de los pesquisas apuntan a que fue Figueroa fue quien efectuó el disparo letal, ambos habrían participado del asalto.

Crimen en Las Heras

El 8 de abril pasado, Estaban Olivera había salido de su casa en horas de la madrugada para ir a su trabajo, en Luján de Cuyo. Caminaba por las inmediaciones del asentamiento Güemes en dirección a una parada del Metrotranvía. En la esquina de Avellaneda y Sargento Cabral fue interceptado por dos delincuentes.

Los ladrones le apuntaron con un arma de fuego y le quisieron sacar su teléfono celular, pero se encontraron con la resistencia del hombre de 40 años. Por este motivo lo ultimaron de dos disparos -uno en la pierna y otro en el tórax-.

Seguir leyendo