La investigación por presunto pago de coimas en la Justicia Federal tiene como en la lupa al juez Walter Bento y algunos integrantes de su familia. La Fiscalía sostiene que el clan lavaba el dinero ilegal a través de la compra de propiedades. Pero también llamó la atención una extraña sociedad anónima que tiene unos de sus hijos.

El expediente penal que tiene a Walter Bento y su esposa, Marta Isabel Boiza, imputados por lavado de activos y enriquecimiento ilícito. Pero también se investigó a dos de sus tres hijos, que también son funcionarios judiciales, y no se descarta que sean formalizados en la causa.

En la acusación, el fiscal Dante Vega reconstruyó el patrimonio del clan familiar. Propiedades, vehículos, tenencia de dólares, viajes y participaciones en fideicomisos fueron detallados en la causa que sacude la Justicia Federal por estos días.

Pero el investigador de la causa de las coimas federales también remarcó una situación particular respecto a Nahuel Bento, uno de los hijos del matrimonio. Es que el 15 de noviembre de 2019, según figura en el Boletín Oficial de la provincia, el joven de 29 años junto a un arquitecto de 28 años constituyeron una sociedad anónima simplificada bajo la denominación “BSS Group”.

El hijo de Walter Bento pagó en ese momento $37.500 para obtener el 50% de la titularidad de la sociedad anónima –debía completar un pago de 150 mil pesos durante un lapso de 2 años-.

Pero no fue el monto de dinero lo que llamó la atención, sino la propiedad donde estaría erigida la empresa dedicaba a “servicios de explotación de infraestructura para el transporte terrestre, peajes y otros derechos”.

El domicilio de la sede social se fijó en calle Ituzaingó al 3088, en la Cuarta Sección de Ciudad. Pero lejos de lo que uno puede esperar, en el lugar hay una casa semi abandonada y que prácticamente no registra movimiento de gente. De hecho, hasta hace unas semanas había un cartel precario que indicaba que en lugar funcionaba una despensa.

Este letrero y la numeración del domicilio fueron retirados algunos días antes de que se realizara la catarata de allanamientos e imputaciones en la causa de presuntas coimas en la Justicia Federal.

¿Esto constituye un delito? Por el momento, no. Pero es todo un dato para los pesquisas en una causa donde uno de los principales delitos es el lavado de activos producto de las presuntas coimas en la Justicia Federal.

Seguir leyendo