El olfato de los investigadores, una declaración que fue clave y una especie de confesión. Los tres sospechosos por el crimen en Godoy Cruz de Nahuel Acevedo (34) fueron imputados en la causa y arriesgan la pena de prisión perpetua. Pero, ¿cómo lograron capturarlos en pocos días?

El jueves, el caso era una incertidumbre. El sábado, estaba avanzado en el esclarecimiento. Pasaron varias pruebas durante el lapso de esos días que comprometen seriamente a Ernesto Quinchín Funes (53) y a sus sobrinos, Felipe Funes y Leandro Naño Luján.

Te puede interesar...

La novedad surgió el jueves pasado, un día después que Nahuel Acevedo fue asesinado. Un amigo de la víctima fatal notificó a las autoridades que no se podía contactar con Nahuel Acevedo, por lo que fue a su domicilio, ingresó y se encontró con que faltaba la camioneta, una Peugeot Partner. Además, notó algunas manchas de sangre.

El fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello tomó las riendas del expediente y comenzó a reconstruir las últimas horas del hombre. Surgió el dato de que la víctima fatal se había separado de su pareja, por lo que quería vender la propiedad ubicada en calle Corrientes para volver a Buenos Aires, su tierra natal.

Nahuel Acevedo se había reunido con tres presuntos compradores del inmueble. Ese día mandó dos mensajes de su celular: uno a su amigo diciendo que no le gustaba la "pinta" de los sujetos y otro a la martillera diciendo que le iba a pasar el número de unos "conocidos" que estaban interesados. Nunca alcanzó a pasarle el contacto y el teléfono se apagó una hora después.

Los investigadores entonces tenían el dato de que los sospechosos conocían a la víctima fatal. Pero restaba identificarlos. Rastreando por el círculo íntimo de Nahuel Acevedo llegaron hasta su jefe. Se trata del dueño de un camión de mudanzas donde la víctima trabajaba junto a otro hombre. El testigo declaró que el otro empleado estaba por ser desalojado de su casa y que le había aconsejado que intentara comprar la casa de Acevedo.

Este sujeto fue identificado: Quinchín Funes, quien tiene varios antecedentes penales. Un juez autorizó un allanamiento en su domicilio. La idea era buscar su celular para ver si podía ser conectado con el crimen en Godoy Cruz, pero los policías se encontraron con algo más contundente: la mochila de la víctima fatal con la documentación personal y los papeles de la propiedad que vendía.

Quinchín quedó detenido. Su esposa declaró ante el fiscal Pirrello y detalló que el miércoles el hombre había estado con sus dos sobrinos, quienes eran "malandras", según detallaron fuentes ligadas al expediente. Los jóvenes se convirtieron en sospechosos pero fueron detenidos recién el viernes por la tarde noche. No estaban en sus domicilios pero los atraparon en la vía pública.

nahuel acevedo
El crimen en Godoy Cruz de Nahuel Acevedo tuvo su desenlace en Blanco Encalada.

El crimen en Godoy Cruz de Nahuel Acevedo tuvo su desenlace en Blanco Encalada.

Cuando los trasladaban a la comisaría, Felipe Funes dijo que "no me quiero comer el garrón". Detalló que su tío fue el asesino y él intervino solamente para esconder el cuerpo en Blanco Encalada. Señaló un puente amarillo ubicado en las inmediaciones al destacamento del lugar.

Con una copiosa lluvia, las autoridades judiciales y policiales se dirigieron en forma inmediata hasta Blanco Encalada para encontrar el cuerpo de Nahuel Acevedo antes de que un aluvión complique la situación. El cuerpo fue encontrado en horas de la madrugada del sábado. Ese mismo día también se halló la camioneta de la víctima fatal que había sido prendida fuego.

El crimen en Godoy Cruz, que tuvo su desenlace en Blanco Encalada, ya tiene a los tres sospechosos imputados. El fiscal los formalizó por homicidio criminis causa: cree que asesinaron a Nahuel Acevedo para quitarle los papeles de la propiedad y simular una venta. Ninguno de los sospechosos quiso declarar formalmente.

Ahora, restará el resto de las pruebas que afiancen la acusación. Entre ellas estarán los cotejos genéticos, el informe de Policía Científica en el domicilio donde ocurrió el crimen en Godoy Cruz.