Fabián (51) y Axel (21) D'agostino hace más de tres meses que están encerrados en la cárcel. A padre e hijo le endilgan haber participado en el doble crimen en Maipú de los hermanos Álvarez. Desde el penal, los acusados aceptaron tener una entrevista, clamaron por su inocencia y aportaron datos claves para la causa.

Seguir leyendo

Su hijo relató lo que ocurrió aquel 7 de junio en que estuvieron con los hermanos Álvarez, con quienes trabajaban juntos en una obra en construcción: "Llegaron ese día a nuestro domicilio para recibir un pago. Almorzaron con nosotros, fuimos a la obra y estuvimos trabajando todo el día. Realizamos el pago entre las 21.30 y las 22, y se retiraron del lugar". "A Luciano y Franco Álvarez los conocíamos desde hacía un año por un intermediario que trabajaba con ellos en el loteo donde estaba la obra. Trabajaban con nosotros desde hacía un mes y medio antes de la desaparición. Nos llevábamos bastante bien".

autopsias hermanos alvarez.jpg
Luciano y Franco Álvarez, víctimas del doble crimen en Maipú.

Luciano y Franco Álvarez, víctimas del doble crimen en Maipú.

La fiscal de Homicidios Andrea Lazo sostiene que hubo una discusión donde los hermanos Álvarez terminaron asesinados. De hecho, hay dos testigos que declararon que hubo problemas previos entre las víctimas y los sospechosos. Axel D'agostino no negó el conflicto pero aclaró que "días antes tuvimos una pelea por Whatsapp donde yo le respondí. Pero después nos vimos, pudimos hablar y arreglar los problemas que teníamos. Nunca hubo una piña o algo por el estilo".

Tras la desaparición de Luciano y Franco Álvarez, la casa de los D'agostino fue allanada en varias ocasiones. "Hicieron rastrillajes tres veces, con perros de rastreo. Rompieron un contrapiso donde estábamos haciendo un negocio. Yo declaré como testigo al martes siguiente y mi hijo el miércoles", detalló el padre de familia.

Su hijo concluyó que "realmente esperamos que pronto se pueda dar nuestra libertad. Nunca he estado en una comisaría. Cinco días antes de que me detuvieran había sido padre. Quiero que sean justos. Vengo trabajando desde los 14 años en la construcción".

La tesis defensiva

La defensora oficial de Homicidios, Ximena Morales, explicó que presentó una apelación al dictado de prisión preventiva contra los D'agostino. "Consideramos que los hermanos Álvarez tenían otros conflictos con otros personas que surgen de la misma causa y no se han investigado. El asesinato fue de una forma bastante mafiosa, con un disparo por la espalda. No fue una pelea que se salió de control".

La magistrada aseguró que la necropsia reveló que Luciano y Franco Álvarez murieron aproximadamente una semana antes de ser encontrados. "Entre el 7 y el 20 de junio estuvieron vivos secuestrados en algún lugar. A mis representados les allanaron su casa y ni encontraron nada. Tampoco tienen otras propiedades como para esconder a estas personas", agregó.

calle los pinos rodeo del medio kevin y franco alvarez 3.jpg
Doble crimen en Maipú: el día que encontraron los cuerpos de Luciano y Franco Álvarez.

Doble crimen en Maipú: el día que encontraron los cuerpos de Luciano y Franco Álvarez.

Doble crimen en Maipú

Luciano y Franco Álvarez, de 18 y 28 años, salieron de su casa en Colonia Bombal en la tarde del lunes 7 de junio. A su madre le dijeron que debían dirigirse hasta Los Corralitos para cobrar un trabajo de albañilería. El menor de ellos le avisó por mensaje cuando habían cobrado el dinero, pero luego su teléfono se apagó y no se supo nada más de ellos.

El paradero de los hermanos Álvarez fue un misterio hasta que una mujer encontró sus cuerpos en la laguna del Viborón el 27 de junio. Al día siguiente fueron detenidos los D'agostino y los Andrada, quienes también trabajaban en la obra en construcción con las víctimas fatales.

La fiscal de Homicidios Andrea Lazo los imputó por homicidio agravado por el uso de arma de fuego, por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas, por lo que arriesgan una pena de prisión perpetua.