Diario Uno > Policiales > Micaela Méndez

Caso Florencia Romano: Micaela Méndez salió del penal y se reencontró con su familia

Micaela Méndez recuperó su libertad este martes pero permanece imputada por el femicidio de Florencia Romano. Su familia la fue a buscar y acusó a Arancibia

Micaela Méndez (27) quedó en libertad en la tarde de este martes pero sigue estando imputada por el femicidio de Florencia Romano (14) aunque se espera que, en las próximos horas, su situación judicial cambie. En la puerta del complejo de Almafuerte II fue recibida por su padre y su hermana, con quienes no tenía relación desde que comenzó su noviazgo con Pablo Arancibia (33) hace cinco años.

El pasado martes, Méndez quedó detenida junto a su pareja y el viernes fue acusada por el asesinato de la niña de 14 años que conmocionó a toda Mendoza. Luego de que varios testigos aportaran datos sobre el paradero de la mujer durante la noche del sábado -fecha en la que ocurrió el crimen de Florencia-, la Justicia decidió otorgarle la libertad. Es que, al parecer, ella estuvo en una reunión con amigos en Las Heras y no en su domicilio del pasaje Berra de Maipú donde ocurrieron los hechos.

Te puede interesar...

Micaela Méndez

Familiares de Méndez fueron a buscarla a Cacheuta pasadas las 18, la mujer salió y abrazó a su hermana y a su padre quienes se mostraron muy emocionados y consternados por lo ocurrido. La familia ha recibido múltiples amenazas luego de que el femicidio de Florencia Romano tomara repercusión pero aseguraron que para ellos la situación también los tomó por sorpresa ya que hacía cinco años que no tenían comunicación con su hija.

Según la familia de la mujer, Arancibia la tenía controlada y no le permitía que los viera. Esto había provocado varias peleas y el distanciamiento. La hipótesis de los allegados a Méndez no resulta extraña ya que el hombre de 33 años contaba con dos denuncias previas ex parejas por privación ilegítima de la libertad y amenazas. En ambos casos, el ahora imputado del femicidio les prohibió a las mujeres contactarse con su familia.

A esto se suma que, según las entrevistas con diferentes profesionales, Arancibia tiene rasgos psicópatas, es decir, falta de empatía y de sentimientos de culpa. El argumento se refuerza luego de que durante sus primeras horas en la cárcel, el hombre habría comentado que quien mató a Florencia había sido Méndez y que él no estaba en la casa. Sin embargo, todas las evidencias establecen lo contrario.