José Romano se pasa todas las horas del día pensando en su hija. Florencia Romano (14) se encuentra desaparecida desde el sábado pasado y su padre mantiene la esperanza de que esté con vida. Él mismo se encarga de transmitir que Florencia "es una niña educada, muy servicial", que cuando desapareció lo único que pudo pensar es que se había quedado en lo de una amiga.

Su último contacto fue el sábado a las 18.55. Veinte minutos después, su celular ya estaba apagado.

Te puede interesar...

"Capaz que la llevaron engañada", le dice a El Siete y agrega: "Yo creo que está con vida. Quizás está con un chico más grande y tiene miedo y no quiere salir pero que no tenga miedo y que salga", repite.

José estuvo en las últimas horas en la casa de los detenidos. Recorrió una y otra vez el pasillo de la vivienda buscando algún rastro de su hija.

Mientras, la Justicia corre a contrarreloj. Tiene tiempo hasta las 20 para imputar a los detenidos, Pablo Arancibia y Micaela Méndez, sino quedarán libres.

En su contra, ellos tienen que fueron los últimos en verla y que habrían mentido cuando Arancibia dijo que la había acompañado a tomarse el colectivo. La tarjeta SUBE de ella no registró ningún viaje.

La pareja conoció a Florencia Romano a través de Instagram. La Justicia ya tiene las conversaciones.

En la casa de ambos, una perra encargada de rastrear restos humanos señaló un delantal de carnicero y un pozo séptico, pero hasta ahora no hay nada más que eso.

En las redes sociales, la foto de Florencia Romano se multiplica y esta tarde habrá una manifestación en Peatonal Sarmiento y San Martín pidiendo por su paradero. Mientras, su padre no deja de repetir que tiene la esperanza de que esté con vida.