Sin pruebas contundentes para ser imputados, Pablo Arancibia y Micaela Méndez pueden recuperar la libertad este jueves, a pesar de ser los últimos que habrían estado con Florencia Romano el sábado pasado. Los investigadores buscan elementos para acusarlos, mientras buscan a la adolescente de 14 años por todos lados.

Una cámara de seguridad captó el momento en que Florencia llegó a Maipú y caminaba junto Pablo Arancibia hacia su casa, por eso el sospechoso no pudo negar que estuvo con ella el sábado en la tarde.

Te puede interesar...

José Romano, padre de Florencia, dijo que el último mensaje que salió del celular de la chica fue a las 18.55 del sábado y fue para una amiga que vive a la vuelta de su casa en Rodeo de la Cruz, de Guaymallén. Le dijo que ya estaba en la parada de colectivo y que en un rato estaba en su casa.

Florencia Romano portada.jpg

Pero desde las 19 el celular de Florencia está apagado y no hubo más actividad, por lo que investigan si efectivamente fue ella quien escribió y mandó ese mensaje.

Arancibia dijo que alrededor de las 19 la acompañó hasta la parada de colectivo, pero no hay ninguna cámara de seguridad que haya capturado ese momento, como tampoco hay registro de su tarjeta SUBE. El último fue cuando se subió al micro cerca de su casa para ir hacia Maipú.

Los perros de rastreo que usaron para buscar a Florencia confirmaron que la chica estuvo en esa casa, pero no dieron un lugar concreto donde haya estado después, por lo que el hombre y la mujer detenidos son, hasta ahora, los últimos que estuvieron con ella, y se convierten directamente en sospechoso.

Caso Florencia Romano (9).jpg

Algunos testigos señalaron que en la tarde del sábado se escucharon gritos de pelea en la casa de Arancibia y música fuerte.

A pesar de estar detenidos desde la noche del martes, la fiscal de Homicidios Claudia Ríos pidió una extensión de la detención sin una acusación firme. Ese plazo se termina este jueves a las 20, cuando, si no son imputados hasta esa hora, la pareja detenida recupera su libertad.

El miércoles en la mañana los pesquisas sacaron muestras de sangre de los padres de la joven desaparecida para hacer cotejos de ADN con rastros encontrados en la casa de Maipú, pero los resultados fueron negativos.

José Romano aseguró que ellos no tenían conocimiento que Florencia estaba en contacto con Arancibia y Méndez, y que no sabe quiénes son.

El padre contó que Florencia hacía "trayectos cercanos, predio de la Virgen, Plaza Independencia", y a veces a Maipú a la casa de algunas amigas. Además que siempre iba y volvía, "era muy puntual con el horario. Si decía que a las 8 volvía, a las 8 estaba en la casa". Nada hizo suponer que esta vez pasaría algo diferente.

Busqueda de Florencia Romano3.jpg