Primero fue el Cara Cortada. Luego, el Gordo Maxi. Ahora, el Luisito. Continúa la danza de apodos en la investigación por un crimen en Godoy Cruz, pero el caso parece estar lejos de resolverse. Hace unos días le dictaron la libertad a otros de los acusados de acribillar a disparos a Brian Oscar Gordillo (18).

Desde el mismo 19 de abril pasado, cuando el adolescente recibió 7 disparos en la zona del Campo Papa, algunas versiones llegaron a manos de los investigadores. De hecho, amigos de la víctima fatal alcanzaron a escuchar sus últimas palabras donde, presuntamente, señalaba al Cara Cortada.

Te puede interesar...

Este sospechoso fue fácil de identificar. Se trata de Franco Nahuel Ábrego (25), famoso por cometer un puñado de asesinatos cuando era menor de edad y respondía a la jefa narco Sandra Yaqui Vargas. El joven, que había recuperado la libertad hacía pocos días, quedó detenido. Pero las pruebas no acompañaron al fiscal: un ADN dio resultado negativo, los testigos de contradijeron y el Cara Cortada terminó sobreseído.

Mientras tanto comenzó a tomar fuerza otra versión. Un testigo explicó que Brian Gordillo fue asesinado por el Gordo Maxi y el Luisito. Estos jóvenes responderían a otro narcotraficante del oeste de Godoy Cruz conocido como el Gorilón Molina. ¿El motivo? La víctima fatal les habría robado una mochila con plata y drogas.

El 8 de enero fue detenido el primero de los sindicados, Maximiliano Castro Garrido (20). Fue imputado por el asesinato de Brian Gordillo pero el miércoles pasado la jueza Érica Sánchez le dio la libertad por falta de pruebas. Básicamente, los testigos tienen versiones contrapuestas. El Gordo Maxi sigue todavía en el penal porque debe rendir una caución de $100.000.

El 9 de febrero cayó el Luisito: Luis Alberto Moreno (25). Por ahora está imputado y en el penal, pero el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello busca nuevas pruebas para reforzar la acusación y que no corra la misma suerte que los otros sospechosos del crimen en Godoy Cruz.