Policiales Brujería
Investigación policial

Brujería, pornografía, pagos mensuales y fetiches: los escabrosos detalles del crimen del médico

Por UNO

El asesinato del médico León Domingo Burela, ocurrido el 15 de abril, ha ido sumando, desde la semana pasada varios detalles que parecen salidos de una película de suspenso con mezcla de terror.

Te puede interesar: Cómo acceder a una tablet gratis de ANSES

Hace unos días la Policía detuvo a la pareja de Burela, Elizabeth Ventura y a una amiga de esta, Mónica Castro.

La sospecha de los investigadores es que Burela fue asesinado por un sicario pagado por su mujer y que Castro fue el nexo entre ambos.

Sin embargo, desde los primeros minutos de la detención, comenzaron a aparecer elementos extraños. Entre ellos, varios papeles con nombres de fiscales e incluso de medios de comunicación, para que no siguieran el caso de la muerte de Burela.

 Embed      

Estos papeles habrían sido hechos por Castro que se dedica a la parapsicología.

Actualmente, Castro y Ventura comparten celda en la cárcel de Agua de las Avispas aunque los abogados de la ex pareja de Burela pidieron este miércoles que sean separadas.

Según los investigadores, ambas tienen una amistad desde hace 30 años pero en los últimos ocho comenzó una especie de “vínculo comercial” entre ambas.

Ventura desde hace unos 8 o 9 años le pagaba a Castro $500 semanales por sus consultas sobre ocultismo y algunos trabajos de “brujería”.

Te puede interesar: El sufrimiento de los otros presos por culpa de Gil Pereg

También, en el expediente  figura que le pagaba un alquiler por $17.000 de un departamento.

Pero esos detalles no son los únicos que fueron apareciendo tras la detención.

Según los abogados de Ventura, la víctima fatal no era una buena persona y acostumbraba ver pornografía delante de los hijos de pareja.

No solamente eso, los abogados de Ventura esperan que los hijos testifiquen que la mujer era víctima de violencia de género.

Incluso existe la versión de que tenía un fetiche con que su esposa saliera a prostituirse y luego le contara las relaciones sexuales que había tenido, aunque esta versión todavía no ha sido aportada por Ventura en la causa ya que ha preferido no declarar.

 Embed      

Otro punto a dilucidar es terminar de definir la relación entre las dos acusadas, la que por ocasiones parece de manipulación, según contaron fuentes judiciales.

Desde pedirle dinero para decirle qué color de ropa interior debía usar hasta reclamarle que "sacrifique" un auto, son algunas de las maniobras que constan en las escuchas telefónicas.

El caso

Mingo Burela fue asesinado 15 de abril pasado a las 10.30 en su domicilio del barrio Kolton, en Las Heras. Había sido cirujano del Penal de Boulogne Sur Mer hasta el 2012 y se había jubilado. La mujer estaba en el gimnasio en el momento del hecho.

Una persona ingresó a su domicilio sin forzar ninguna abertura y lo remató con cuatro disparos certeros mientras la víctima estaba sentada en un sillón.

Su mujer había salido pocos minutos antes hacia la calle para hacer ejercicio. Algunas contradicciones en su relato hicieron que los investigadores intervengan su teléfono. En las escuchas se detectó que hablaba con su amiga, Mónica Castro, sobre el crimen.

Ambas fueron detenidas e imputadas por homicidio agravado por el vínculo. Ventura como autora intelectual y Castro como partícipe necesaria. La teoría fiscal es que las mujeres contactaron a un sicario para que asesine a Burela.

Temas relacionados:

Dejá tu comentario