El 2 de abril de 2017 fue el último día en que Araceli Fulles fue vista con vida en su casa del barrio Sarmiento de San Martín, Buenos Aires. Mónica Ferreyra, su madre, aún busca consuelo y Justicia por su hija, una joven que solo tenía 22 años cuando fue protagonista de una de las historias más horrorosas de la historia policial argentina. El femicidio que nunca se olvida. Fue abusada, golpeada, estrangulada, descuartizada y enterrada.

Darío Badaracco, su presunto asesino... presunto porque no llegó a ser condenado en juicio, murió quemado vivo en prisión. Sus cómplices están libres.

Te puede interesar...

"Nosotros éramos una gente que miraba la televisión y decía 'mirá, cómo llora esa mujer que le mataron a la hija'... Pero lo veíamos de este lado de la pantalla, hasta que nos tocó a nosotros. Ahí me di cuenta que a veces uno no quiere ver la realidad", cuenta Mónica a EFE años después del crimen.

El caso de Araceli Fulles quedará por siempre en la memoria de los argentinos que sufren la impunida, la barbarie y la violencia machista. La Justicia fracasó, por fallas de la investigación quedaron libres cuatro de los cinco acusados y uno murió asesinado entre rejas.

Serán 4 los años que se cumplen este viernes 2 de abril del día en que Mónica y Ricardo vueron por última vez a su hija con vida.

Araceli Fulles fue a un asado aquel domingo, a pocas cuadras de su casa. Era de noche así que mantenía al tanto de sus pasos a sus padres. El último mensaje fue a las 6 de la mañana: "Prepará las cosas de mate que ya voy".

Pero las horas pasaron y Araceli nunca llegó. Mónica sintió un presentimiento malo y se fue a la comisaría más cercana para poner la denuncia de la desaparición.

Fueron 25 días de investigación, de pistas falsas, de rumores. La cara de Araceli Fulles concentró todos los canales de televisión y los diarios del país. La joven no aparecía.

Se la buscaba en Buenos Aires, en el país entero, en el exterior. La rastrearon con perros, con más de un centenar de efectivos. Ofrecieron recompensa. Pero nada.

Hasta que el 27 de abril, un escuadrón canino encontró el cuerpo sin vida de Araceli semienterrado en una casa de Villa Ballester.

Ese día fueron detenidas cuatro personas sospechadas de haber estado junto a la chica la madrugada en que fue vista con vida por última vez. Al mismo tiempo, buscaban a un quinto involucrado, dueño de la vivienda en la que se encontró el cuerpo y además fueron apresados dos compañeros de trabajo del prófugo, acusados de haberle avisado que lo estaba buscando la Policía, lo que le permitió huir.

El sospechoso, prófugo en ese momento, hacía los repartos del corralón en un camión en el que los peritos hallaron ADN de Araceli Fulles. En una testimonial, él había reconocido que había tenido sexo con ella a bordo de ese vehículo.

araceli fulles dario badaracco.jpg
El principal acusado del femicidio de Araceli Fulles, Darío Badaracco, fue asesinado en la cárcel hace dos años

El principal acusado del femicidio de Araceli Fulles, Darío Badaracco, fue asesinado en la cárcel hace dos años

Lo encontraron la noche del 28 de abril, detrás de la villa 1-11-14 del Bajo Flores porteño gracias a una vecina que lo reconoció por la calle.

"Auxilio, Ara"

En el patio de la casa de Darío Badaracco, el cuerpo de Araceli Fulles fue encontrado desnudo y estrangulado debajo de escombros.

En un baño se halló un mensaje escrito en un trozo de papel higiénico a través del cual se presume que la joven intentó pedir auxilio.

La autopsia determinó que murió por "asfixia mecánica" por "estrangulamiento a lazo" con un elemento compatible con precintos plásticos.

Fallas judiciales

Finalmente, de los nueve imputados por la muerte de Araceli, tan sólo permaneció en prisión provisional el dueño de la finca donde la encontraron, Darío Badaracco, que el 14 de abril de 2019 murió asesinado tras ser quemado con agua hervida por sus compañeros de celda.

"Los soltaron por falta de pruebas", recuerda Mónica en diálogo con EFE. "Fue un caso muy fuerte y a la vez muy doloroso para nosotros, porque sabiendo quiénes estaban involucrados, los dejaron fuera", se lamenta la madre.

araceli fulles dario badaracco femicidio.jpg
El cuerpo de Araceli Fulles fue encontrado el 27 de abril de 2017, 25 días después de su desaparición

El cuerpo de Araceli Fulles fue encontrado el 27 de abril de 2017, 25 días después de su desaparición

Mientras tanto, Mónica y Ricardo aguardan el juicio por la muerte de Araceli, que está previsto para septiembre. El principal acusado, claro, ya no tendrá su merecido.

El asesinato de Badaracco

Darío Badaracco murió en abril del 2019 tras ser atacado a golpes y quemado con agua caliente por dos compañeros de celda, uno de los cuales confesó que se trató de un "problemas de presos" y que lo tenían que "arreglar de esta manera".

Agonizó por cinco días, desde el 8 de abril en un hospital de la ciudad de Olavarría, en el centro de la provincia de Buenos Aires.

Según revelaron, los guardias escucharon gritos y al observar por el pasa platos de dicho calabozo observaron que Baradacco era agredido por los otros compañeros. En el hospital se corroboró que había recibido quemaduras en gran parte de su cuerpo.