Detalles del expediente

Abusos sexuales, maltrato, drogas y pobreza: la vulnerabilidad de un grupo de niños que destapó una causa

Un hombre de 31 años está preso acusado de cometer un abuso sexual en Las Heras. La familia, compuesta de varis menores, es oriunda de Buenos Aires y arrastra una historia compleja que se conoció gracias a una denuncia

Una denuncia por un abuso sexual en Las Heras terminó destapando la olla de una causa judicial que un funcionario de larga trayectoria no dudó en calificar como "uno de los casos más tristes que he escuchado". Un matrimonio bonaerense radicado en Mendoza, varios niños a su cargo, agresiones sexuales, maltrato infanil, drogas y una situación de vulnerabilidad extrema.

Minutos después de las 13 horas del 7 de junio pasado, una joven de 22 años se presentó en una dependencia judicial de Las Heras. Lo que alcanzó a contar fue apenas el apéndice de lo que será un largo expediente judicial que los investigadores están reconstruyendo por estos días. La mujer explicó que es oriunda de la localidad bonaerense de Quilmes pero desde principios de años se mudaron a El Borbollón junto a su pareja, M.A.C. de 32 años -se reserva su identidad para resguardar la de las víctimas-, y siete niños. Los más pequeños -de 1, 2 y 5 años- son hijos de la pareja mientras que los cuatro mayores -de 10, 11, 12 y 14 años- son solamente hijos del hombre.

Toda la familia duerme en una misma habitación en una humilde vivienda en el asentamiento Santo Tomás de Aquino. En el cuarto tienen una cama matrimonial, otra simple y el resto de los menores duermen en frazadas sobre el piso. Esto no evitó que el sujeto aprovechara esa circunstancia de vulnerabilidad para abusar sexualmente a su hija mayor, según sostiene la acusación.

La mujer explicó que el 2 de junio se despertó cerca de las 4 de la madrugada y encontró a M.A.C. encima de la menor de 14 años, abusándola sexualmente. "Ya mismo dejá a esa criatura y andate", le gritó la joven. Inmediatamente, el hombre se vistió y se fue del lugar. Sin embargo, regresó a la madrugada del día siguiente: "Entró a la casa como si nada y se acostó a dormir. Me dijo que era la primera vez que lo hacía, que no estaba consciente porque andaba con unas brujerías que le habían hecho efecto".

Dos días después de la denuncia, M.A.C. fue detenido e imputado por abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y por la convivencia -de 8 a 20 años-. También fue acusado por amenazas en contexto de violencia de género, ya que la denunciante aseguró que se fue de la casa a vivir a lo de una tía y llegó el hombre amenazando con matar a toda la familia si no regresaba con él.

Miguel Ángel Cortez 2.jpg
M.A.C. fue detenido e imputado por el abuso sexual en Las Heras.

M.A.C. fue detenido e imputado por el abuso sexual en Las Heras.

Vulnerabilidad extrema

La causa por el abuso sexual en Las Heras y las amenazas no serán las únicas que deberá enfrentar el sospechoso de 32 años. Los distintos testimonios en la causa han reconstruido una triste historia familiar que comenzó en Buenos Aires, continuó en Entre Ríos y siguió en Mendoza. A fines de noviembre pasado, la familia se tuvo que ir de su casa en Quilmes ya que vecinos lo querían linchar tras una denuncia por haberle pagado a una niña para que la pudiera tocar en sus partes íntimas. Luego se radicaron en la casa de una hermana de la mujer, en Entre Ríos, donde también hubo conflictos por el consumo de alcohol y drogas del hombre. Finalmente terminaron en Mendoza ya que el padre del sospechoso vive en Guaymallén y les compró el terreno en el asentamiento de El Borbollón.

El 13 de febrero pasado, la madre de la mujer la llamó para avisarle que M.A.C. había abusado de su hermana, también de 14 años, en un festejo de cumpleaños familiar. "Le dijo que la acompañara a buscar un pelotero pero la llevó a un descampado y la violó", relató la denunciante.

Se espera que en los próximos días el fiscal de Delitos Sexuales Darío Nora acumule e investigue todos los hechos de agresiones sexuales, solicitando medidas en otras provincias para avanzar en una megacausa conjunta, según confiaron fuentes judiciales.

Pero más allá de los delitos contra la integridad sexual, también se profundizarán hechos de maltrato infantil contra todos los menores de edad. Según la denunciante, M.A.C. le decía a su hija mayor de edad que la iban a "cagar a palos por sucia" y que "en cuaquier momento vas a salir preñada". Era cotidiano ver que la agredía con mangueras, con cintos o con palos. Incluso el Cuerpo Médico Forense (CMF) encontró hematomas de distinta antigüedad y signos de quemadura con cigarrillos en la menor de 14 años, además de las lesiones en sus partes íntimas producto de los vejámenes.

Pero el maltrato se hacía extensivo al resto de la familia. De las entrevistas preliminares que realizó el Equipo Técnico Interdisciplinario (ETI) surgió que intentó ahogar a uno de los niños en un balde con agua y que en una ocasión le arrojó un cenicero por la cabeza a su pareja, a quien debieron operarla para colocarse una placa debido la lesión que sufrió.

Sumado a esto, ninguno de los niños se encuentra escolarizados y están investigando si el hombre los mandaba a buscar comida a un basural, aunque luego era él quien se quedaba con todo el alimento. También se investiga la versión de que el sujeto es adicto a la cocaína y para comprarla le entregó al dealer las tarjetas alimentarias de sus hijos que mes a mes cobran el dinero estatal.

El miércoles pasado, el juez Juan Manuel Pina le dictó la prisión preventiva al imputado. La defensora oficial Silvina González no se opuso al pedido de la Fiscalía ya que las pruebas son contundentes hasta el momento, no sólo por los diversos testimonios y los informes médicos sino que también la víctima de 14 años confirmó todo lo ocurrido en su relato en cámara Gesell.

►TE PUEDE INTERESAR: El detrás de escena de una semana furiosa