País Martes, 11 de septiembre de 2018

Facundo Jones Huala fue extraditado a Chile

En el vecino país será juzgado por el incendio de una estancia. Fue trasladado en helicóptero, esposado, desde el penal N°4 de Esquel.

El lonko mapuche fue extraditado este martes a Chile en un operativo sorpresivo que incluyó un traslado en helicóptero entre Esquel y Mendoza, y de ahí un viaje en avión hasta Santiago de Chile.

Jones Huala será juzgado en el vecino país por los presuntos delitos de incendio de una estancia en Valdivia en 2013 y por tenencia de arma de guerra de fabricación artesanal.

Los Ministerios de Seguridad y de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación confirmaron que, habiendo sido concedida por el Juzgado Federal de Bariloche y confirmada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, se efectivizó la extradición de Francisco Facundo Jones Huala a Chile para que sea juzgado por los delitos de incendio en lugar habitado y tenencia ilegal de armas de fuego de fabricación artesanal.

La extradición fue requerida en dos oportunidades, primero en 2013 y luego en 2016, por parte de la justicia del país vecino por causas abiertas en contra de Francisco Facundo Jones Huala.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación, por unanimidad, había confirmado el pasado 23 de agosto la resolución del juez de primera instancia para que Francisco Facundo Jones Huala sea extraditado a la República de Chile para ser juzgado por los delitos de incendio en lugar habitado y tenencia ilegal de arma de fuego de fabricación artesanal. Los jueces Lorenzetti, Highton de Nolasco y Maqueda -en voto conjunto- desestimaron los distintos planteos formulados por la defensa de Jones Huala por los que se oponía a la extradición con base en la nulidad decretada en un pedido previo, la insuficiente aplicación al caso de la normativa que rige en materia de pueblos originarios y cuestiones varias vinculadas con el "principio de doble incriminación" respecto de los delitos antes referidos.

Asimismo, descartaron el planteo de la parte por el que la extradición resultaba improcedente por estar referida a delitos políticos o conexos. Con sustento en precedentes del Tribunal y en antecedentes relevantes del derecho internacional, se destacó la falta de fundamentación y argumentación para demostrar la proporción entre el medio empleado y el objetivo político alegado.

También desestimaron el alegato de la defensa de Jones Huala de que en caso de ser este extraditado existiría riesgo de persecución por raza y nacionalidad o de que se aplicara una pena cruel, inhumana y degradante. Por su parte, respecto de la pretensión del requerido de ser juzgado en la República Argentina atento su carácter de nacional, señalaron que según la normativa vigente, esta cuestión resulta competencia del Poder Ejecutivo Nacional.

No obstante, días atrás, la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas pidió al gobierno argentino frenar la extradición del líder mapuche a Chile. Se trata de una medida cautelar, mientras el Comité integrado por 18 expertos independientes, examina el caso del líder mapuche detenido en el penal federal de Esquel.

La solicitud de la ONU, que no es vinculante, fue respondida por el Estado Argentino con abundante argumentación, ante la firma postura del presidente Mauricio Macri de que no sea juzgado en el país, como lo había solicitado la defensa del líder mapuche.

La justicia chilena había imputado a Jones Huala por el incendio en el fundo Pisú Pisué en la región de La Araucanía; la tenencia de armas; por cruzar a Chile por un paso ilegal y la tenencia de proyectiles. El juez Gustavo Villanueva aprobó la extradición por los dos primeros hechos y la Corte Suprema ratificó su extradición.