El entrenador de Independiente RivadaviaMatías Minich, se mostró muy autocrítico al refirirse a los incidentes que se originaron en el partido ante Atlanta, en el Bautista Gargantini, que se suspendió a los 5' del primer tiempo.

"Estamos esperando ansiosos el partido ante Ferro, nos quedamos con las ganas de competir, con una sensación fea. Estamos cambiando la cabeza para afrontar este primer partido ", dijo el entrenador.

"Mi familia y la de los jugadores vinieron a la cancha. Da bronca y miedo. Mis hijos no querían ver ningún noticiero, habían quedados muy impactados. Habían muchas familias y lamentablemente suceden estos hechos de violencia", opinó el DT.

El DT está muy dolido por lo que pasó. Después de los incidentes, Minich había expresado su descontento en sus redes sociales. Sobre esta situación, dijo: "Me pareció que en nombre del cuerpo técnico teníamos que decir algo. Estamos en total desacuerdo con esos actos de violencia, me parece que no se puede pasar por alto, era marcar una postura y un descontento".

 Embed      

Te puede interesar...