El director técnico argentino de la selección mexicana, Gerardo Martino, no podría haber imaginado un debut más auspicioso en una competición oficial: la Tri sometió a Cuba 7-0 en el estreno de ambos en el Grupo A de la Copa Oro-2019 y presentó su candidatura al título desde el primer día.

En el Rose Bowl de Pasadena, en California, y arropado por 65.000 aficionados, México encarriló la contienda en la primera mitad a través de los tantos de Ariel Antuna (2, 44), Raúl Jiménez (31) y Diego Reyes (38), que dejaron el encuentro visto para sentencia.

 Embed      

En la segunda parte, con un público entregado y las gradas llenas de banderas festejando el resultado, Jiménez hizo el quinto (64), Alexis Vega el sexto (74) y Antuna cerró la goleada en el 80 para dejar el tercer resultado más abultado de la historia en la competición, solo por detrás de su 9-0 a Martinica en 1993 y su 8-0 a Canadá en esa misma edición.

"Nosotros teníamos que marcar en 90 minutos la diferencia que a priori había a nivel individual con el rival. Creo que lo hemos hecho en general muy serios. Uriel (Antuna) destaca por los tres goles pero creo que la seriedad ha sido el sello distintivo de este equipo", señaló el Tata en conferencia de prensa.

"Hemos plasmado nuestra superioridad con mucha seriedad.

Teníamos la ilusión en hacer un buen partido, en enderezarlo desde el comienzo, en no dar oportunidades al rival, en ser serios durante los 90 minutos y creo que esos objetivos se pudieron conseguir", agregó.

México lidera así su llave con tres puntos, empatada con Canadá, que pasó por encima 4-0 a Martinica.

Foto: AP

Te puede interesar...