Quienes no conocieron futbolísticamente a Roberto Nuno Molina (48), deberían buscar en los archivos y comprobar el buen andar que tuvo en Independiente y Racing de Avellaneda y Rosario Central. El ex volante surgido de San Martín dialogó con Ovación desde México (un país donde jugó), donde está radicado y lleva adelante un proyecto para ayudar a los más necesitados.

Te puede interesar: Qué hará el Pipita Higuaín con su contrato en Juventus

-¿Cómo está la situación en México con el coronavirus?

-Nos encontramos en fase tres del COVID-19, no sitiados pero limitados en movilidad. Los comercios, hoteles y playas de la región se encuentran cerrados, la economía está parada, vivimos con lo esencial, bancos, farmacias, locales de comida con servicio para llevar a casa, hay pocas tiendas de suministros de primera necesidad. Somos respetuosos de las indicaciones de las autoridades.

-¿Cómo has sobrellevado la pandemia?

-Estoy ocupado en mente cuerpo y espíritu, trabajando en mis proyectos personales y con Koop Luum.

 Embed      

-¿Hay muchos muertos e infectados en el lugar?

-Intento no estar pendiente de las noticias pues existe mucha información manipulada, sin embargo no existen muchos infectados en la región, Tulum. En realidad puedo hablar solamente de estas tres regiones que son con las que colindo y porque prefiero mentalizarme de una forma positiva y enfocarme en la ayuda.

 Embed      

-Contá el proyecto que llevás adelante allí.

-Se llama Koop Luum es un lugar en desarrollo, que pretendo sea sustentable y en armonía con los elementales de la región. Mi visión es ayudar a las comunidades cercanas y en especial a la niñez, pues es alta la población y carece de educación básica y formativa

Llevo más de cuatro años trabajando duro con mis socios, amigos y aliados que me apoyan, estoy estudiando el tema de sustentabilidad y aprendiendo de todo un poco.

Es un espacio abierto para la comunidad de Macario Gómez, Tulum y Francisco Uh-May en pro del crecimiento personal y empoderamiento espiritual.

 Embed      

-¿Has ayudado a gente varada en ese país?

-Constantemente genero acciones, actividades y movimientos en Koop Luum para las comunidades de Macario Gomez, Tulum y Francisco Uh-May. En estos momento intento junto con el equipo logístico dar alimento diario a 15 familias generando trabajo a intercambio de comida y paga básica, también iniciamos un programa de acopio de reciclados, víveres, ropa y enceres de primera necesidad para posteriormente donarlos.

-Hablando de lo futbolístico, ¿qué representó Ferro para vos?

-Ferro fue una escuela educativa en un momento muy bueno para el fútbol. Tuve la suerte y el honor de estar en ese momento en una institución líder en formación básica. Estaban Cacho Giménez, Miguel Micó, el Goma Vidal, Timoteo y Mario Griguol, Bonini, Mario Gómez, había mucha gente en las divisiones inferiores que hacían de los chicos que llegábamos del interior un hogar, con mucho amor y solidaridad

 Embed      

-En Central jugaste con Palma, Vitamina Sánchez y el Puma Rodríguez, Delgado y el Kily González. ¿Qué recordá?

-Fue el impulso más fuerte, donde me encontré con una institución y una hinchada que quedó marcada en toda mi trayectoria futbolística. Creo que fue el lugar donde me sentí identificado totalmente con el juego, con los jugadores y sobre todo con Pedro Marchetta, que fue uno de los mejores técnicos que tuve junto con Menotti, Ángel Cappa y Fatiga Russo.

Todos los jugadores que pasan por Central quedan marcados de por vida, todo lo que se vive allí no se puede describir con palabras. Mis respetos a la hinchada, a los dirigentes y cuerpo técnico, mi agradecimiento a Vesco y a Roberto Muñoz, que fue el tesorero y mi ex suegro.

 Embed      

-¿Qué recuerdos tenés de Ecuador y Perú?

-Barcelona de Guayaquil fue una etapa en donde estaba en las últimas instancias, con muchos viajes y la familia yendo de un lado para el otro. Me había separado de mi esposa, dejaba México con mucha desilusión y gracias a Alfaro Moreno (que es un ídolo) me acogió en la institución con un gran respeto.

Después pasé por Universitario de Perú, donde me encontré con un amigo, Cappa y su excelente ayudante, Fatiga Russo. Fueron claves para la obtención del campeonato, con un grupo excepcional, donde estaban Chemo Del Solar, el Chino Pereda, Oscar Ibáñez y Martín Vilallonga.

Estuvimos tres meses sin que nos pagaran el sueldo, estábamos a siete puntos de Alianza y quedaban seis partidos, reclamé por los sueldos y me apartaron del plantel. Luego ganamos en Trujillo y todos fueron a buscarme a las gradas y me alzaron.

-¿Qué decís de tu paso por el Sub 20?

-Fue una buena experiencia en el Sudamericano de Venezuela, que salimos subcampeones y clasificamos para el Mundial con un plantel maravilloso, con Nacho González, Pochettino, el Loco Esnaider, el Pescadito Paz, Mogrovejo y el Chelo Delgado y con Mostaza Merlo como DT.

En Portugal no tuvimos la madurez para superar la desilusión de no pasar la primera etapa.

Te puede interesar: La actividad que descubrió Dybala en plena cuarentena del coronavirus

-¿Cómo lo viviste la etapa con Passarella en la Selección?

-Jugué siete minutos en un partido con Venezuela y mi mayor anhelo era estar en la Selección. No extrañé el hecho de no seguir en el equipo.

-¿Qué ídolo tenías y de qué club sos hincha?

-En realidad te hacés hincha de todos los equipos donde jugás, porque una cosa es contarlo y otra vivirlo. No tuve ídolos, sino admiraba personas como Fabián Carrizo.

-Tus hijos están en Argentina. ¿Cuánto hace que no los ves y cómo están?

-Estoy separado hace tiempo y viajo para Argentina para verlos, cuando pasó esto no pudieron viajar.

-¿Racing o Independiente?

-Soy un agradecido de todos los equipos y de los técnicos que me hicieron llegar a un club. A ambos los llevo en el corazón, en Independiente logré la Supercopa y tuve la fortuna de tener un técnico como César Luis Menotti, que para mí es sagrado.

-¿A qué edad empezaste a jugar en San Martín y qué recordás del día que te probaste en un club?

-Cuando salí de San Martín tenía 15 años, mi papá era DT de la Primera (era muy bueno como entrenador y falleció), Ferro fue a Mendoza a hacer la pretemporada, me vio el Zurdo López y me llevó a Buenos Aires.

La trayectoria

  • Ferro Carril Oeste (1990-1993)
  • Rosario Central (1994-1995)
  • Independiente de Avellaneda (1995-1998)
  • América de México (1998)
  • Atlante de México (1999)
  • Toros Neza de México (2000)
  • Puebla de México (2000)
  • Universitario de Perú (2002)
  • Tiburones Rojos de México (2001)
  • Barcelona de Ecuador (2002)
  • Racing Club (2003)
  • Ferro Carril Oeste (2004)

Temas relacionados: