Análisis y opinión

Trenzados en una riña por la lapicera sobre la cubierta del Titanic

La renuncia de Matías Kulfas confirma que cada capítulo de la política argentina sigue teniendo a Cristina como protagonista central

Un giro en el interminable culebrón ha puesto a la gestión de Alberto Fernández bajo la sospecha de corrupción. El detonante del despido del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, un valor destacado del grupo Callao, fue su acusación a funcionarios que responden a la vicepresidenta por una supuesta licitación a medida de Techint para la provisión de los caños del gasoducto Néstor Kirchner.

Con esa munición, la guerra fría en el Frente de Todos se salió de una interna por pujas de poder para cobrar una dimensión tal que llevó a Cristina a replicar con vehemencia contra Kulfas, lo que arrastró a Alberto a pedirle la renuncia para congraciarse con su vice.

Con el debido suspenso que supone cada aparición en actos, o través de tuits o cartas públicas, la vicepresidenta sabe cómo marcarle la cancha al Ejecutivo que encabeza formalmente Alberto Fernández y provocar un remezón.

Cada movimiento, expresión o silencio alcanza para generar un impacto, así el Presidente ha ido perdiendo varias piezas de su entorno, mientras trata de sostener a duras penas a su ministro de Economía pese a que no logra sosegar a la inflación.

Haciendo gala de su habilidad para instalar las prioridades de la gestión presidencial, Cristina se sigue presentando como si estuviera por encima de todo, sin tener responsabilidad de gobierno, y como si fuera una sesuda analista, pero no parte interesada.

Luego de un período junto a Néstor, dos en el ejercicio de la presidencia, y en el presente como vice imponiendo la impronta del debilucho gobierno de Alberto, cada vez se le dificulta más desentenderse de los problemas en que está sumido el país.

La escasez como atributo inherente a la Argentina marca el humor de la población, lo que determina que la base de sustentación de Cristina se va resumiendo inevitablemente a su núcleo duro que, si bien no es desestimable, no le alcanza para imponer las políticas que desearía.

Los sectores más pobres acostumbrados a las carencias, no por eso dejan de lamentar los aumentos del pan por la falta de la harina subsidiada, la escasez de los medicamentos de mayor demanda estacional, o la mengua de productos de la canasta de precios cuidados.

Los problemas que acarrean las postergaciones de las cirugías, en este caso bajo la responsabilidad del gobierno provincial, son otra muestra de los conflictos que genera la inflación y la consecuente pugna salarial.

Por si faltaba, la escasez de gasoil está marcando una situación acuciante para los fletes y para los particulares, y la angustia crece ante la agudización del problema para la producción, el transporte en general y otras actividades, por una inexplicable falta de previsión.

Como contrapartida, sin demasiados méritos propios, y aun acarreando las contradicciones y conflictos de un espacio heterogéneo, Juntos por el Cambio se las está arreglando, no sin esfuerzo, para mantener la unidad que le permite plantear un dique de contención a los propósitos de avances sobre las instituciones.

Aunque el desprestigio que se ha ganado la Justicia Federal va a favor de la necesidad de cambios, la idea de llevar a 25 miembros la composición de la Corte con la excusa de la "federalización", a priori, se encuentra con lógicos rechazos que se expresan al unísono.

El proyecto difícilmente pueda avanzar, pero sirve para aglutinar a los opositores, como cada iniciativa que sea susceptible de sospecha.

El rechazo oficialista a la boleta única -ya aprobada en Mendoza y experimentada con éxito en Santa Fe y en Córdoba con distintos modelos-, es otro ejemplo de la unidad opositora que se aglutina en este caso tras un sistema que posibilitaría poner en un pie de igualdad a las fuerzas políticas menores con los aparatos territoriales, e implicaría una mejora en términos de transparencia, austeridad y cuidado ambiental.

A todo esto, ¿y Milei? Bueno, anda promoviendo sus proyectos de mercadeo de órganos y uso de armas sin control, mientras hace piruetas para explicar sus argumentos anarcocapitalistas...

De cualquier modo, son otros los problemas cotidianos que preocupan en general a la población y que lejos están de resolverse con frases hechas y con los asuntos que interesan a cierta dirigencia: "Usá la lapicera con los que tienen que darle cosas al país", le ordena Cristina al Presidente. "Necesitamos que no se adueñen de la Argentina los que la manejan como una estancia propia", responde Alberto. Todo eso, sin contar la palabra devaluada del Jefe de Gabinete, Juan Manzur, que pasó por primera vez a rendir cuentas por el Congreso.

►TE PUEDE INTERESAR: Cristina Kirchner a Alberto Fernández: "Te dije que tenías la lapicera, te pido que la uses"

En este contexto, el Banco Central ha dado a conocer el nuevo relevamiento de expectativas del mercado (REM), que ya prevé una inflación del 72,6 por ciento para el año. Ahí reside el gran dolor de cabeza de la población, por más que le den vueltas al asunto.

Alberto Fernández la tiene difícil, por la complejidad estructural del país, por el contexto internacional, y por el acoso de su vicepresidenta que profesa intereses que van en otra dirección.

Una buena foto de familia

mario isgro, martin aveiro, rodolfo suarez, wado de pedro silvina batakis.jpg
Radicales, peronistas y kirchneristas en la foto.

Radicales, peronistas y kirchneristas en la foto.

Sin aventar las secuelas del "Bonarrico gate", y cuestiones no menores como el conflicto irresuelto con los anestesiólogos, el gobernador ha dado un buen paso en acuerdos con la Nación.

En un semana prolífica en anuncios, es para destacar que se haya conseguido 400 millones de pesos que la Nación financiará para que Aysam licite el colector cloacal de Tunuyán, una obra largamente anhelada por el intendente Martín Aveiro. La segunda etapa prevé la realización de la planta depuradora que posibilitará la irrigación de plantaciones en Rivadavia, y está previsto que Tupungato pueda aprovechar la planta en un futuro.

Además, es un ejemplo positivo el aunar en un mismo propósito a Rodolfo Suarez, Wado De Pedro, Patricia Fadel, Alejandro Gallego, Martín Aveiro y Mario Isgro. Radicales, kirchneristas y peronistas mancomunando esfuerzos para encontrar una solución para los vecinos de la provincia con proyectos concretos que mejoran la calidad de vida.

Ni una menos, una más

uncuyo entrada.jpg
En pocos días más, la UNCuyo elegirá autoridades.

En pocos días más, la UNCuyo elegirá autoridades.

Por segunda vez en su historia, la UNCuyo tendrá una mujer al frente del rectorado, retomando el legado de la reconocida María Victoria Gómez de Erice.

El jueves 55 mil empadronados tendrán la oportunidad de renovar las autoridades de la casa de estudios y, a través del voto directo, elegir entre las dos fórmulas que compiten para rectora y vice.

Esther Sánchez, decana de la Facultad de Ciencias Económicas, es secundada en la fórmula del oficialismo por Gabriel Fidel, docente de Ciencias Políticas y Sociales y director de la Agencia Mendocina de Innovación, Ciencia y Tecnología. La fórmula opositora está encabezada por la ex decana de la Facultad de Filosofía y Letras, Adriana García, quien es acompañada por el músico Arturo Tascheret, decano de la Facultad de Artes y Diseño.

La lista oficialista Interclaustro que impulsa a Esther Sánchez está integrada predominantemente por radicales, la histórica agrupación estudiantil Franja Morada, militantes de Libres del Sur, e independientes, entre otros. Mientras que la lista opositora Compromiso Universitario, que postula a Adriana García, se conforma mayoritariamente por militantes del peronismo tradicional, del kirchnerismo, e independientes, entre otras agrupaciones.

El padrón se compone por 1.785 docentes, entre titulares y adjuntos, 2.128 auxiliares de docencia, 17.706 estudiantes, 32.218 graduados, y 1.424 integrantes del personal de apoyo docente, quienes tendrán que elegir, además de rectora y vice, a 12 decanos y decanas, a 168 consejeros directivos y a 44 consejeros superiores, en representación de todos los claustros.

La elección es directa, mediante el voto ponderado por claustros: 44,68% para docentes; 8,51% auxiliares; 25,53% estudiantes; 14.36% graduados, y 6,92% personal de apoyo docente.

Otra vez la Universidad tiene la oportunidad del ejercicio democrático de renovación de autoridades que cogobiernan con la representación de todos los claustros que la integran en el marco de la autonomía.

Aun con la restricción presupuestaria que no es ajena a los avatares nacionales y la crisis económica, la Universidad está llamada a encarar grandes desafíos al nivel del rol que le compete.

La enseñanza en las más diversas disciplinas, la investigación e innovación, la extensión y la vinculación con el medio marcan el perfil de un ámbito educativo en continua evolución.

La reformulación de los planes de estudio, el entorno virtual, la inclusión estudiantil, la integración con otros organismos científicos, la interrelación con universidades nacionales e internacionales, los programas de intercambio, los posgrados, las escuelas secundarias y primaria, el Instituto Balseiro, encuentros científicos, el hospital universitario, los servicios, el CICUNC, los medios, los convenios, el campus de deportes y sus disciplinas, el comedor, la residencia, la territorialización, las actividades de transferencias, y otras múltiples acciones, configuran los diversos objetivos que deberán gestionar las autoridades electas en cada unidad académica y a través del gobierno de la Universidad.

La Casa de Estudios, ámbito sobresaliente de educación laica, formadora de futuros profesionales, y generadora de conocimiento para el desarrollo humano y económico sustentable, es a su vez promotora de valores mediante una conciencia crítica y con perspectiva de género. Cada lista con su propia plataforma tendrá la responsabilidad de asumir grandes desafíos en una nueva etapa de cara a la sociedad.