Análisis y Opinión

No habrá más vueltas ni excusas

El gobierno de Javier Milei ya tiene las leyes que tanto buscó. Ahora debe relanzar su gestión en términos económicos y políticos

El Presidente, su ministro de Economía y el titular del Banco Central están planteando que se viene la segunda fase del plan económico, a partir de la sanción de la Ley Bases y la reforma fiscal.

La primera etapa fue de superávit financiero y baja de la inflación, que ha consistido básicamente en mutilar el gasto público y en un brutal sacrificio de la población que ha visto licuado sus ingresos.

El proceso de estabilización continúa, según lo que han anunciado, con el fin de la emisión que se hacía para solventar los pasivos remunerados del Banco Central, de lo que a partir de ahora se hará cargo el Tesoro.

El levantamiento del cepo queda para mejores tiempos, probablemente con el soporte del FMI, con fecha incierta. La unificación del tipo de cambio es una condición necesaria, coinciden los analistas, para que lleguen las inversiones, porque con la Ley Bases no es suficiente.

►TE PUEDE INTERESAR: Caputo anunció que el Tesoro absorberá deuda del BCRA: "La fase previa a levantar el cepo"

El gobierno ha logrado sus primeras herramientas legislativas, cobra oxígeno político y, a partir de ahora, empieza a quedarse sin excusas.

Por los avatares del tratamiento en ambas cámaras, el oficialismo ha aprendido que si no pudo avanzar con los principios de la antipolítica, tenía a mano los del pragmatismo, un recurso que le dio los resultados esperados. No habrá sido la ley de máxima que pretendía pero sí la posible, que logró conseguir con el apoyo de los gobernadores de Juntos por el Cambio, incluso de algunos peronistas.

Acompañando la mentada segunda fase, el debate en los ámbitos económicos y empresarios se va a seguir centrando en el atraso del tipo de cambio, la recesión y el cepo. El conflicto social, los haberes jubilatorios, la caída del empleo y el poder adquisitivo estarán a la orden.

La convocatoria al pacto refundacional será otro jalón del gobierno del presidente economista, aunque más pronto que tarde deberá comprender que las prioridades son múltiples y requieren la atención acorde a las complejidades de un país que sigue su derrotero de decadencia.

►TE PUEDE INTERESAR: Impuesto a las Ganancias: según Hacienda, significan $75.000 millones más de recaudación en el año

Saldo favorable para la Provincia

El ministro de Hacienda, Víctor Fayad, hace cálculos que lo llevan a concluir que la Provincia puede recuperar unos 25 mil millones de pesos.

A ello, el diputado nacional Lisandro Nieri suma que "hay un blanqueo, moratoria y un régimen extraordinario en el que se puede pagar 5 años juntos de Bienes Personales, en el primer año, que significarían unos $170.000 millones más para Mendoza".

Por otro lado el gobierno local acentúa sus ajustes. La decisión sobre quitar los fondos que aporta al IDC (Instituto de Desarrollo Comercial) y al IDR (Instituto de Desarrollo Rural) marchan en el mismo sentido, y con el cese de la lucha antigranizo por aviones dejará de gastar otros 17 mil millones de pesos, que se proyectaban para la próxima campaña.

A la par, el Ministerio de Producción anunció créditos blandos por 20 mil millones de pesos a través de un acuerdo con el Banco Nación para inyectar en la economía local a través de las pymes, tal como anunció en el Primer Foro Agroindustrial organizado por la FEM y la CAME.

El destino del financiamiento será para la colocación de malla antigranizo, eficiencia hídrica y energética, y compra de activos, con una tasa bonificada en cinco puntos por el Fondo de Transformación y Crecimiento que totaliza el 14% de TNA (Tasa Nominal Anual).

El ministro Rodolfo Vargas Arizu también confirmó que están avanzando en otro acuerdo con el Banco Ciudad por 10 mil millones de pesos.

Respecto de la Ley Bases y la reforma impositiva, el gobierno de Alfredo Cornejo tiene cifradas expectativas, principalmente por el cambio de orientación económica general.

Cornejo-Milei
El gobernador Alfredo Cornejo y el presidente Javier Milei.

El gobernador Alfredo Cornejo y el presidente Javier Milei.

Como lo explica Natalio Mema, ministro de Gobierno, Infraestructura y Desarrollo Territorial, más que el beneficio puntual que le corresponda a Mendoza, por caso en el reparto de ganancias, lo que se destaca es la previsibilidad económica.

Mema detalla que lo que ha caracterizado los últimos años, la inestabilidad e incertidumbre, en el caso de la obra pública se traduce en un serio impedimento.

"Es importante poder tener reglas claras y previsibilidad, porque lo que viene pasando los últimos años es que al licitar una obra no se sabe cuánto va a salir el mes que viene y hay actualizaciones todo el tiempo. Es una discusión más de abogados y economistas que de ingenieros", acota el ministro.

Además de los aspectos financieros, temas como los insumos y las importaciones deben tener certidumbre para la planificación de los tiempos y continuidad de las obras, señala, al abordar un aspecto complementario a lo relativo a la recaudación y las finanzas públicas.

Tiene que haber infraestructura, para que el país pueda crecer sostenidamente, generar energía y tenga los servicios públicos necesarios para los emprendimientos, a través de un ordenamiento claro acerca de qué rol le corresponde a cada estamento estatal -nacional, provincial o municipal-, modificando la discrecionalidad política que ha mostrado la gestión de Alberto Fernández al financiar con recursos nacionales obras de algunos municipios por afinidad, según apunta el ministro.

"Tenemos que dar reglas claras a los constructores porque una empresa que hace banquinas, u obras de saneamiento, o hídricas tiene una especialización del personal distinta a las que hacen rutas, puentes u obras energéticas", ejemplificó Natalio Mema en declaraciones que dio a Radio Nihuil.

Al término de los primeros seis meses del mandato de Milei, el gobierno mendocino abriga mejores expectativas respecto de lo que viene, para lo cual ha colaborado en la aprobación de las flamantes leyes en el Congreso. Claro que además de enfocarse en su propia gestión, sabe que depende en gran medida del desempeño del ámbito nacional.

Con las herramientas por las que tanto insistió, que incluye facultades extraordinarios delegadas, se abre el terreno, no exento de extraordinarias dificultades, para que el gobierno de Javier Milei pueda avanzar en su proyecto sin más dilaciones ni excusas.

Temas relacionados: